Abraza tus Procesos

6 diciembre, 20160
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/procesos-3.jpg

procesos2

Cuando hablo de procesos me refiero a todo lo que nos toca vivir, las lecciones, aprendizajes, desafíos que debemos enfrentar y las metas que debemos cumplir para crecer espiritualmente. Cada un@ de nosotr@s tiene sus propios procesos personales, no hay ninguno que se repita o sea igual que otro; básicamente porque tod@s vivimos experiencias distintas. Cada persona tiene su propia historia y enfrenta a su manera sus desafíos. No hay comparación posible entre una biografía y otra. Desde nuestra individualidad debemos descubrir cómo ir sanando, perdonando y seguir adelante, a nuestra manera.

Sabemos que para vivir a plenitud nuestros procesos, debemos mantener la certeza y dejar de lado los miedos e inseguridades. Aunque algunas veces resulte muy difícil mantener la certeza en situaciones adversas, debemos confiar en que es parte del camino que debemos recorrer y del que debemos aprender.

Afrontemos todo con valentía, sin temor a equivocarnos porque cada desacierto también es parte de nuestro proceso y nos enseña algo valioso. No debemos juzgarnos, ni culparnos por nuestras heridas, ni por las experiencias y decisiones que les dieron lugar; debemos vivir nuestros procesos a plenitud para reconocer nuestros ritmos, para conocernos, para identificar nuestro potencial, nos comprueba que la fortaleza interior que nos mueve cada día es infinita y que nuestra capacidad de amar y amarnos es más poderosa. 

procesos1

No existen fórmulas, ni blogs, ni webs, ni apps,  que tengan la receta mágica enfrentar nuestros procesos internos de transformación. Cada quien debe encontrar su camino, siguiendo su intuición, probando, equivocándose, dando pasos en falso y también usando su poder espiritual para manifestar cosas maravillosas. Confía en tu método personal, conecta contigo, suelta todo lo que no te haga sentido, lo que no vibra contigo; no te dejes llevar por opiniones de los demás o lo que dice en Internet, conviértete en tu propia autoridad.

Toma las riendas para enfrentar tus procesos con absoluta confianza, porque solo tú sabes que es lo mejor para ti, aunque a veces lo dudes; empodérate, aleja tu ruido mental, acepta tus circunstancias y toma acción. Abrazar nuestros procesos se refiere a dejar la depresión, el resentimiento, la ira, la culpa; quiere decir concebir todo lo que ocurre en nuestras vidas como una bendición, dejar la rigidez de nuestra mente, actuando comandad@s desde el amor creando y diseñando la vida que deseamos vivir.

Ilustraciones: Sonia Koch (www.soniakoch.cl)
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)