Abrazando mis Emociones

30 abril, 20160
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/emocionx-1.jpg

emocion 1

Las emociones son inherentes a los seres humanos. Aunque algunos traten de reprimirlas, todos las sentimos porque son parte nuestra energía interior. Las emociones son señales y mensajes que vienen desde el alma respecto a los pensamientos que nos embargan.

Cada uno de mis pensamientos genera una emoción, es un proceso automático.  Por ejemplo cuando tenemos pensamientos limitantes, algo así como “no voy a poder” “no soy capaz” , instantáneamente nos sentimos mal. Tenemos una emoción negativa que nos indica la distancia entre ese pensamiento y nuestra esencia. Por el contrario, cuando pensamos “si puedo” “soy capaz de”, nos sentimos muy bien porque la emoción positiva nos indica que ese pensamiento nos acerca a nuestra esencia.

Dicho esto, las emociones funcionan como alertas, es decir cuando nos sentimos mal es porque nuestros pensamientos nos están llevando a esa baja vibración y viceversa. He leído algunos textos en donde clasifican a las emociones como negativas o positivas, pero creo que es una atribución arbitraria; yo concibo a las emociones como una energía que está en constante movimiento y que promueve muchos cambios en nuestro interior que son reflejados en nuestro exterior.

emocionnnes

Te doy un ejemplo, cuando discuto con mi pareja o amigos; considero que  estoy soportando una situación con la que no estoy de acuerdo, trato de ser paciente; pero es inevitable sentir enojo conmigo y con la otra persona. Me da miedo reaccionar y me siento  aprisionada e incómoda. Cuando llego a mi límite emocional y me enojo, libero esa energía contenida y tengo la sensación de que recupero el control.  Pero aquí debemos analizar, ¿cuánto me he enojado? ¿Cómo he canalizado mi enojo? ¿Parte de esa reacción ha sido gritar, insultar, ofender y agredir?

Enojarse esta bien, es parte de nosotros y debemos abrazar todas nuestras emociones. Pero también es importante aprender a canalizar esa emoción, que no tiene que ver con contenerla o reprimirla; sino con conducirlas hacia estados más constructivos de nuestra integridad. Nuestra tarea es darnos cuenta que podemos mover nuestra energía desde una posición molesta a otra mejor, de manera gradual y armoniosa. Tampoco se trata de pasar del enojo a la alegría de manera inmediata, pero sí de transitar por los matices que la vida nos regala.

Las emociones no son bestias salvajes a las que debo domesticar, todo lo contrario debo dejar que fluyan como parte de mi crecimiento interior. Debo regalarme la oportunidad de abrazarlas y dejar que interactúen en mi camino. Si siento que alguna me lastima, debo trabajar en elegir adecuadamente mis pensamientos. Conectar de manera amorosa mis pensamientos a mi alma; dándome cuenta que soy yo la que siente cada emoción, pero no soy la emoción, soy mucho más grande que ella.

emocion2

Imágenes tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)