Aliméntate con amor

17 julio, 20200
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/alimento-1.jpg

Muchas personas relacionan de manera muy estrecha su amor propio con la apariencia física, con el éxito profesional- académico, con sus bienes materiales o con sus circunstancias sentimentales. Pero en realidad, el amor propio tiene que ver con el cuidado y valoración de todo tu ser, de manera integral e inseparable.

Por ejemplo, a través del cuidado del cuerpo energético, debes poner atención a tus elecciones para no contaminarte con energía tóxica o de baja vibración. No es algo que tienes que juzgar si te ocurre, simplemente se trata de que te hagas consciente y aprendas a generar una buena higiene para tu cuerpo. Algunas situaciones que te contaminan son: el drama, excesiva auto-crítica, alimentos procesados, ambientes con esta energía como el metro o centros comerciales donde hay mucha gente sintiendo angustia o preocupación, y también puede ser que en una conversación con alguien recibas este tipo de energías. Algunas veces tú también puedes ser emisor de energías de este tipo cuando estas estresad@, o reaccionas con emociones fuertes frente a algo que te frustra o te provoca miedo. La manera más fácil de limpiarte y protegerte es tomar una ducha para dejar ir con energía del agua, además de identificar tu emoción para canalizarla y mantener tu vibración alta, tu paz interior y compromiso con tu bienestar.

Tu cuerpo es tu hogar y te acompañará hasta el día de tu muerte, por ello merece cuidado y respeto. Es indispensable que pongas atención en trabajar en el amor propio, y re-valorar tus recursos internos, y cómo ellos son tus mejores herramientas para darte la seguridad material que deseas. Se trata de apreciar tu relación con tu cuerpo, con tu salud, y valorar el uso de tu tiempo y energía, para desarrollar tus talentos e invierte en lo que es prioridad para ti.

Tu alimentación es un punto importante en el auto-cuidado, no solo como un tema estético, también como una conexión importante a tus emociones, Limpia y elimina lo innecesario. Cuida tu alimentación, evita relaciones y situaciones tóxicas y dramáticas, y protege tus espacios de calma, de paz, de alegría. Elige siempre lo mejor para ti, compartir tu vida con las mejores personas, que amen, que te ayuden a vibrar alto, que enriquezcan tu vida y tú por supuesto, da lo mejor de ti a esas personas también. Elige cada momento de tu vida como escoges la fruta: busca siempre la mejor de todas!! Está en tus manos decidir experimentarla así.

Es importante que tu fuente de nutrición se encuentre en profundo contacto con la naturaleza, porque eres parte de ella, necesitas pasar tiempo al aire libre, respirando cerca de los árboles y experimentando la contemplación de todo lo vivo. Dedícale tiempo al silencio, no fuerces decisiones a nivel mental, medita, toma agua, come liviano y saludable. Mientras más enraizad@ estás a la tierra, más alto puedes crecer, para sostenerte. Confía en tu cuerpo

Pregúntate como te estas alimentando, comes para satisfacer las necesidades de tu cuerpo o comes para esconder el dolor de una herida que no ha sanado, para no hacer frente a una emoción que no te deja avanzar. Todo mejora si damos espacio para ello! Podrás notar que tu salud mejora mientras más dominio tengas sobre tu mente y mientras más atención prestes a tus emociones. Mientras más balance experimentes día a día, mejor se sentirá tu cuerpo y podrás mantener un estado saludable.

Conéctate con tu versión más saludable, agradece tu vida y abraza tus emociones. Ten compasión por el cuerpo que habitas y trátalo con amor y comprensión, no lo odies, amalo y acéptalo porque es maravilloso; es tuyo y no tienes otro! Nútrelo con amor, se amable contigo y toma elecciones conscientes que te ayuden a evolucionar.

Ilustraciones tomadas de Internet

 

Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)