Año nuevo, nuevas perspectivas

Llegamos a la última semana del año. Este 2021 ha sido desafiante, y es esencial que podamos identificar cuál es el aprendizaje que nos entregó, para darle un sentido nutritivo e iluminador a todas nuestras experiencias, especialmente aquellas que fueron más difíciles.

Muchas veces pasamos horas, días y semanas enteras tratando de interpretar la realidad, sesgando nuestra consciencia y perspectivas por el miedo y la impotencia. Nuestros mayores temores y preocupaciones apuntan a temas como el dinero, el futuro, la salud, las relaciones, los asuntos familiares. Nos hacemos muchas preguntas acerca del futuro, nos lamentamos de las decisiones que no tomamos en el pasado y olvidamos de nuestro maravilloso poder de co-creación y soberanía de nuestra vida.

A medida que nos damos cuenta de nuestro potencial creativo y comenzamos a alinearnos con las energías vibratorias más altas de la realidad, ya no vivimos con miedo y, en cambio, llegamos a saber absolutamente que tenemos un poder total y completo sobre nuestra realidad … y que tenemos las claves para co-crear efectivamente un planeta más saludable y feliz.

Esto requiere una reprogramación de cada una de nuestras partes. ¡Estamos aquí para influir positivamente, transformar, dirigir el futuro de la humanidad hacia una nueva era basada en la conciencia de la unidad!

Y es hora de que tomemos la iniciativa en este cambio mundial, en lugar de sentarnos y esperar pasivamente a que suceda … Debemos estar dispuest@s a hacer el trabajo … renunciar a nuestros apegos a nuestra conciencia de menor densidad, la ilusión de que todo se arreglará mágicamente y todos nuestros sistemas de creencias actuales que nos han estado frenando y manteniéndonos estancados. Debemos estar dispuestos a ir más allá de las limitaciones de nuestras identidades egoicas y, en cambio, cargar hacia nuestra grandeza aún no plenamente reconocida.

Cada uno de nosotr@s está trabajando en sus propias partes únicas, resolviendo nuestros propios problemas internos, curarnos a nosotros mismos y recuperar el equilibrio con nuestro conocimiento.  Somos soberanos para decidir cómo queremos utilizar nuestros recursos y cuál es el tipo de prosperidad que vamos a manifestar en la vida.

Es necesario llevar nuestra consciencia más allá. Superar las limitaciones que nos atan a una sola perspectiva de las cosas. Todos quienes estamos vivos hoy tenemos una gran responsabilidad con lo que ocurre a nuestro alrededor y la situación emocional del mundo. Y con responsabilidad no me refiero a «culpa», sino a capacidad de respuesta. Y el primer lugar donde tenemos que ser capaces de aplicar nuestra sabiduría y utilizar nuestras herramientas espirituales, es en nuestras relaciones. Es absolutamente necesario que uses todo lo que has aprendido y crecido para enriquecer tus relaciones, para cuidarlas, nutrirlas, ayudarlas a crecer. De enfrentar esos desafíos como lo que son: como una oportunidad de evolucionar, de ser auténtic@, aprender a amar, comprometernos y ser compasiv@ de verdad. Eleva tus relaciones aplicando tu deseo de crecimiento espiritual a ellas.

Aprovecho este post para agradecer todos los aprendizajes de este año, espero que en el 2022 podamos seguir compartiendo lo que nos inspira. Esta noche vieja, a media noche, cerrare mis ojos, respiraré profundo y agradeceré con todo mi corazón todo lo vivido. Deseo para ti que el 2022 te ilumine y que tengas siempre la capacidad de apreciar las bendiciones que tienes en tu vida y la fortaleza suficiente para compartir tu luz con el mundo. ¡Feliz Año Nuevo!

Dulcinea
Sígueme