Bendiciones

2 octubre, 20150
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/namas-1.jpg

bendecir

Me emociona mucho cuando las personas pronuncian la palabra “Bendiciones” al saludar o despedirse. Lo he escuchado mucho en personas mayores y de manera cotidiana en países de Centroamérica; confieso que me parece una palabra mágica, amorosa e integradora. La bendición invoca el apoyo Divino para el bienestar propio y de los demás; nos remite al agradecimiento, bondad, protección, energías positivas, felicidad y buenos deseos.

Bendecir significa desear el bien ilimitado para los demás y para los acontecimientos de la vida. Tiene un efecto multiplicador porque al bendecir somos bendecidos. Se crea un escudo de luz de protección divina sobre nosotros y la persona a la que estamos bendiciendo. Es una palabra que eleva nuestra vibración, es conexión divina!

Algunas veces se presentan situaciones que frustran algunos de nuestros planes y objetivos; tal vez nos lastimen, decepcionen y bajen nuestros ánimos; pero debemos pensar que estas experiencias ponen a prueba nuestra resiliencia, nuestra capacidad de transformar las dificultades en oportunidades. Aunque en ocasiones nuestro agobio no nos permita ver las bendiciones de cada momento; maldecir rabiar o renegar de episodios de nuestras vidas solo nos impedirá rescatar los aprendizajes y agradecer por ellos; bloqueará nuestra energía y nos impedirá fluir.

bendicio

Cuando bendecimos las circunstancias adversas, activamos la ley universal de la atracción, pues la vida traerá lo que necesitemos para crecer y avanzar. Por eso es muy importante bendecir con amor. Bendice tu día, a tu pareja, a tus hijos, a tu familia, a tus amigos, tu vida y todo lo que te rodea. Bendice a la persona que está cerca de ti, si quieres hazlo mentalmente, observala y verás que hay un ligero cambio en su rostro.

Bendice tu cuerpo y llénalo de luz, de amor, misericordia y perdón para que sane. Bendice tus relaciones, sin importar si te encuentres “solo”, porque tú mismo te complementas. Bendice tu trabajo, te paguen poco o te paguen mucho, porque al bendecirlo lo llenas de luz divina, y de esa forma te estás preparando para algo mejor.

Siente la energía amorosa de tus ángeles que te acompañan y bendicen siempre para que la puedas trasladar a todo lo que te rodea.

imágenes tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)