Como las Mariposas

2 abril, 20160
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/mariposa-2-1.jpg

mariposa 1

Siempre me han gustado mucho las mariposas porque representan el cambio,  la metamorfosis; porque es el único ser vivo capaz de modificar totalmente su estructura genética. El ADN de la oruga es diferente al de la mariposa; de ahí que este proceso natural se haya convertido en el símbolo del cambio y la transformación.

El camino de evolución y transformación de la mariposa es fabuloso; al igual que el de nosotros. Si lo piensas, todos  evolucionamos naturalmente como las orugas. Nuestras emociones y motivaciones van cambiando dependiendo del momento de nuestras vidas, inicialmente solo tenemos necesidad de supervivencia. Luego nace la necesidad de mantener relaciones sociales con otros seres humanos, buscamos ser queridos y aceptados. Algunos años después, surge la necesidad de autoconocimiento, porque le damos crédito a nuestra voz interior; nos permitimos reconectar con nuestra esencia. Esta es la etapa en donde comprendemos que debemos aprender de nuestros errores para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos y siguiendo nuestras propias pautas.

mariposa 2

Las etapas evolutivas son un proceso natural que debemos afrontar y fluir junto a ellas; por ejemplo no podemos congelarnos en el tiempo y ser adultos  adoptando actitudes y conductas infantiles; tampoco podemos actuar culpando a otros por las consecuencias de nuestros actos. Tengamos en cuenta que mientras asumamos y seamos conscientes de nuestra evolución, no seremos capaces de construir relaciones armoniosas ni con nosotros ni con los demás.

Nuestra evolución se aprecia a medida que aprendemos de nuestros errores, cuando somos conscientes de que debemos amarnos, aceptarnos y respetarnos. Solo cuando trabajamos en nuestro interior podremos orientar nuestras acciones también al exterior; siendo buena influencia a nuestro alrededor, miraremos más allá de nosotros. Promoveremos nuestra vocación de servicio, recibiremos con alegría y humildad toda la abundancia que hay en nuestras vidas.

Me gustan las mariposas por su maravilloso camino de transformación,  de cambio y libertad. Simbolizan el alma, el renacimiento, el despojo de lo terrenal hacia lo espiritual. La transformación implica trascender a viejas estructuras y permitir que lo nuevo ocupe ese lugar. Es un camino que inexorablemente deberemos recorrer y aunque a veces resulte doloroso, confía en que es maravilloso. Abracemos todos los cambios en nuestras vidas, dejemos ir el pasado, aprovechando toda la experiencia que nos dejó. Inspirémonos en la belleza y valentía de las mariposas y animémonos a dar los pasos a nuestra transformación.

 

Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)