Compasión

19 octubre, 20142
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/compasion-simbolo-1.jpg

compasion-simbolo

Compasión es una palabra hermosa, llena de significado. Algunas personas la relacionan con la lastima o la pena y en realidad está muy alejada de ellas. La compasión es un sentimiento de empatía hacia nosotros y hacia los demás; basada en el respeto y la solidaridad. Significa amor incondicional, referido a la preocupación por el bienestar. Siempre he pensado que no se puede cultivar el maravilloso sentimiento compasivo a los demás si no empezamos por nosotros mismos.

Muchas personas se niegan a ser autocompasivos porque piensan que es tenerse lástima o que es un símbolo de debilidad de carácter. Pero si lo analizamos, difícilmente nos atreveríamos a tratar a alguien del mismo modo en el que a veces nos tratamos a nosotros mismos; somos muy severos y rígidos; nos lamentamos y juzgamos a cada paso que damos y muchas veces no nos perdonamos nuestros errores. No nos damos cuenta que nos maltratamos, somos indulgentes e indolentes con nuestras acciones.

Es muy importante entender que el trato amable hacia uno mismo es la clave en el desarrollo de nuestras habilidades. Hay un término en ingles que se llama Self-Compassion, que implica reconocer el sufrimiento, tener sentimientos de amabilidad, ejercer el cuidado, comprender el dolor del otro, a la vez que desear y tomar acción para que disminuya, dándonos el mismo trato a nosotros mismos.
La compasión implica honrarnos, contenernos, reconocernos humanos, imperfectos, frágiles y vulnerables. Desarrollar nuestra compasión nos hará sentir más motivados, más felices, más abiertos a las imperfecciones, a las fallas y a los errores. Está comprobado que baja los niveles de ansiedad, mejoran las relaciones personales, disminuye las conductas adictivas, propicia la serenidad y el entusiasmo.

compi

La autocompasión es ser cálido y comprensivo con nosotros mismos cuando sufrimos, nos rechazan o nos sentimos inadecuados, en lugar de ignorar nuestro dolor o flagelarnos con la autocrítica. Tiene que ver con tolerar nuestra frustración. Y además se relaciona directamente con equilibrar nuestras emociones negativas para que los sentimientos no sean reprimidos; esta postura equilibrada logrará poner todo en perspectiva, evitando adoptar posturas negativas que nos impidan fluir.

Algunas investigaciones demuestran que la autocompasión es una poderosa herramienta para conseguir bienestar emocional y satisfacción personal. Al brindarnos a nosotros mismos afecto y consuelo incondicionales, aceptando al mismo tiempo la experiencia humana, por difícil que sea, evitamos conductas destructivas como el miedo, la negatividad y el aislamiento. Al mismo tiempo, la compasión hacia uno mismo fomenta estados mentales positivos, como la felicidad y el optimismo. El carácter estimulante de la autocompasión nos permite avanzar y apreciar la belleza y la riqueza de la vida, incluso en tiempos difíciles. Cuando calmamos nuestras mentes agitadas con la compasión, tenemos más capacidad para distinguir entre lo que está bien y lo que está mal, y así orientarnos hacia aquello que nos proporciona alegría.

La compasión atraviesa tradiciones religiosas, espirituales y éticas. Es un término amable, referido a la empatía; se puede asociar con el perdón y la reconciliación, pero también puede expresarse con un simple acto de presencia. Para descubrir la compasión, tenemos que ser compasivos. Un dato interesante es que no existe un verbo para la compasión, existe un adverbio, ¡¡actúas compasivamente!!

comp

Cuando escribía este post de la compasión, no podía dejar de pensar en Kwan Yin, Diosa china de la misericordia, la compasión y el perdón. Kwan Yin vivió una vida tan pura que se ganó el derecho de entrar al Nirvana. A las puertas del paraíso, oyó un grito atormentado en algún lugar de la tierra, entonces decidió apartar su recompensa celestial y quedarse en la tierra para ayudar a quien lo necesitaba.

Sentí su compañía amorosa y además creo que sus vibraciones me ayudan a ser compasiva conmigo y con los demás; a perdonarme, abrazarme, contenerme y jamás juzgarme. La compasión empieza por uno mismo y se extiende a los demás cuando trabajamos en nuestra tolerancia y comprensión. Seamos compasivos para vivir felices, en armonía y para crear la vida que queremos vivir.

kwan yinImágenes tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)