Conecta y vibra con tu alma

21 mayo, 20210
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/conexion.jpg

Desde hace algunos meses, me he convertido en una fan de un concurso de temas culturales que pasan por la televisión. Aparto una hora de mi tiempo cada día para disfrutar y aprender de lo que allí sucede. Siento que me desconecta de mi rutina, y lo vivo con la emoción como si fuera yo una de los concursantes. El programa de concurso realmente está sucediendo, pero no es parte de mi propia vida, porque no participo activamente en él. A pesar de ello, siento que lo disfruto mucho, aunque reconozco que es una actividad escapista, adormecedora y reconfortante.

En mi práctica de no juzgar, también acepto que incluso eso está bien. Es bueno dedicarse a actividades placenteras y que adormecen la mente, siempre y cuando otros no resulten perjudicados. No es útil juzgarme con excesiva dureza, ni ignorar el efecto perjudicial que puede tener para mí y mi vida. Siempre pretendo practicar un camino intermedio de comprensión.

En última instancia, se trata de conexión, lo que nos conecta con nuestra realidad y la realidad mayor de la conciencia superior. No hay «bueno» y «malo» desde esta perspectiva. Si la raíz de la aceptación define todo lo que hacemos, podemos trabajar con las oportunidades que surgen en la conciencia del momento presente. No hay necesidad de estar en un estado de conflicto o sufrir de separación o juicio propio.

El dilema existencial fundamental de nuestra generación es de naturaleza metafísica: es el engaño de la separación. Esto es lo que está causando que las personas como individuos y colectivamente como naciones sean las que más sufran en este momento.

¿Qué quiero decir con el engaño de la separación? Es la falta de plenitud lo que la «separación» hace que uno sienta. Es la droga de las pequeñas cosas diseñadas para separarnos de esta gran realidad que cambia la vida. Es la falta de amor que sentimos al estar separados y nuestro deseo de llenar esta falta con falsificaciones y distracciones. Desde la televisión, el cine, los juegos, los teléfonos, Internet y una gran cantidad de las últimas herramientas y trucos tecnológicos, ¿es un accidente que hayamos creado más distracciones que nunca?

Cuando miramos la situación económica mundial, hay una sensación de caos e impotencia. El aspecto exterior de las cosas refleja lo que está sucediendo en el interior. Pero, ¿Quiénes somos realmente? Somos seres de gran magnitud que creemos muchas cosas sobre nosotros mismos y el mundo. La forma en que salgamos de la situación en la que nos encontramos depende de lo que crearemos sobre nosotros mismos para sanar nuestro mundo. Es nuestra responsabilidad cómo respondemos a la vida. ¿Reaccionamos o creamos, nos vemos como víctimas o creadores?

«No soy lo que me pasó… soy lo que elijo convertirme»

Carl Jung

Considera cuidadosamente las preferencias individuales y colectivas que definen el destino. ¿Te sientes plen@ y conectad@ con el mundo y la vida, o prefieres continuar con el statu quo predicando y creyendo en la separación?

Lo que sucede cuando te sientes plen@, es que puedes desafiar todas tus limitaciones. De un momento a otro, sientes que eres capaz de infundir a tu realidad un significado completamente diferente. Este nuevo significado crea entonces una nueva perspectiva.

Si quieres ser parte del cambio, entonces es hora de asumir la responsabilidad de tus pensamientos y creencias sobre el mundo, porque de alguna manera tienen un efecto de rebote a tu alrededor. Afectamos cada relación con lo que creemos sobre las relaciones. Cambiamos el mundo cuando cambiamos nuestras creencias.

“Si quieres despertar a toda la humanidad, entonces despiértate por completo, si quieres eliminar el sufrimiento en el mundo, entonces elimina todo lo negativo que hay en ti. En verdad, el mayor regalo que tienes es el de tu propia autotransformación «.

Lao Tse

Aquí te dejo algunas formas para conectar con tu alma:

1. Simplifica. Elimina el exceso de desorden y las cosas que ya no necesitas. Comparte con otros. Trata de alejarte un poco de la tecnología, me refiero a tus dispositivos móviles, el ordenador, microondas, televisión, radio, correo electrónico, redes sociales. ¡Crea un día de reposo a partir de la tecnología! Disfruta del silencio.

2. Conecta con la naturaleza. Las respuestas que buscamos se encuentran en la naturaleza, que funciona perfectamente sin intervención humana. Da un paseo, nada en el océano, abraza un árbol, sube una montaña… siente el sol sobre tu piel. Camina descalz@ con la mayor frecuencia posible; siente la humedad del césped o la arena en tus pies.

3. Cambia de perspectiva. Si no te gusta tu historia, ¡cámbiala! Las historias son creaciones vivas que se pueden cambiar. Elimina toda culpa, culpa y vergüenza de las historias que te cuentas acerca de tu propia vida ¡comenzando ahora! Puedes ser cualquier cosa que te digas que eres. En caso de duda, reinventa algo mejor, ¡algo más grande!

4. Siéntete uno con todo. Desde una perspectiva espiritual y energética, todos estamos conectados. Cuando estés meditando, siente que te expandes para conectarte con el mundo. Si no meditas, hazlo en el tráfico o durante tu viaje diario. Si no tienes tiempo, tómate un momento para sentirte conectado con todos y con todo. Practica el no juzgar siempre que puedas.

5. Asume la responsabilidad del mundo. Cuando sucede algo que no te gusta, pregunta: «¿Cómo creé eso?» Este es un principio vivo de la enseñanza de Gandhi de ser el cambio que deseas ver en el mundo. Nos conecta profundamente y se asegura de que no nos sintamos separados.

6. Abraza la posibilidad. Esfuérzate cada día por hablar y actuar desde el corazón. El corazón es donde nos sentimos conectados con los demás. Apaga tu mente y deja hablar a tu corazón.

Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)