Warning: Error while sending QUERY packet. PID=3437629 in /home2/larutade/public_html/wp-includes/wp-db.php on line 2033
lang="es" xmlns:fb="https://www.facebook.com/2008/fbml" xmlns:addthis="https://www.addthis.com/help/api-spec" prefix="og: https://ogp.me/ns#" data-bt-theme="Stellarium 1.1.0"> Decretar | La Ruta de Dulcinea
 

Decretar

26 diciembre, 20140
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/poderr-1.jpg

poderr

¿Alguna vez escuchaste la palabra decretar? En este post te enterarás de lo que se trata, para que puedas enfocar tus deseos y proyecciones para el nuevo año. Decretar es como hacer magia;  se trata de usar la energía de tu palabra para obtener los resultados que deseas. Es una afirmación verbal o mental que es emitida con la convicción de saber que se llevará a cabo. Tiene que ver con programar nuestros pensamientos para que se cumplan nuestros deseos.

Para decretar, lo importante es identificar lo que queremos con el corazón y después saber pedirlo al universo o a nuestro Ser Superior de una forma asertiva y amorosa. Antes de empezar a pedir, analiza si la frecuencia de tus deseos son adecuados y si estás dispuest@ a asumir las consecuencias de lo que estás demandando. También es importante que tu deseo se encuentre dentro de los límites de lo posible.

Puedes hacer decretos en cualquier lugar, incluso haciendo tareas rutinarias, en la oficina, en el bus, caminando, en el coche, camino a trabajo o donde quieras; lo importante es que lo hagas a diario y con convicción. Si tienes un poco más de tiempo puedes crear un ambiente propicio con velas, esencias y decretar a través de tus meditaciones diarias.
Repite el decreto todas las veces que puedas y quieras. Al repetir un decreto, sentirás que toma un ritmo natural; este le otorgará poder porque produce un patrón vibratorio fabuloso.

Si sueles utilizar frases como “Soy muy mal@ con las matemáticas”, “No tengo suerte en el amor”, “No tengo fuerza de voluntad para hacer dieta” “No soy lo suficiente capaz”; estas enviando peticiones energéticas al universo y como respuesta se convertirán en nuestra realidad. No olvidemos que somos responsables de todo lo que ocurre en nuestras vidas y por tanto también somos responsables de programar nuestros pensamientos con actitudes positivas. Si alguna vez dices algo pero piensas lo opuesto; te estas traicionando a ti mism@. De seguro algunas veces dices cosas para quedar bien ante los demás como “No quiero tener una relación”, “No soy romántic@”, “No me gusta lo cursi”; pero debemos ser consecuentes y exteriorizar nuestros verdaderos sentimientos y deseos porque eso es lo que vamos a atraer para nuestra vida.

devreto

Convierte tu lista de deseos en afirmaciones y repítelas a lo largo del día; ten mucho cuidado de usar la palabra NO en ellas, ya que el universo no la capta. Por ejemplo, si dices “no quiero quedarme sol@, quiero una pareja”, el universo anula el ‘no’ del principio debes decretar “Quiero una pareja”. Si quieres recuperarte de alguna enfermedad debes creer que mereces estar sana y decretar con el poder de la palabra alguna afirmación tipo: “agradezco mi buena salud” o “soy una persona saludable y feliz”.

Para decretar asertivamente debemos:

Dar gracias, para abrir las puertas de la prosperidad. El agradecimiento es la máxima manifestación de fe.

Escribe tu deseo y léelo, haz una lista de lo que deseas decretar y leela frecuentemente en voz alta, con la emoción de que ya es un hecho.

Visualiza, toma algunos minutos dos o tres veces al día para visualizar tu deseo, sin dejar de sentir que ya es un hecho.

Siempre decreta en positivo, la mente subconsciente desconoce la palabra NO, por lo que decirle cualquier cosa en forma negativa, tendrá el efecto opuesto. Si dices “no quiero más pobreza” la mente no puede ver el “NO” y escuchará “quiero más pobreza”.

Haz tus decretos en forma positiva, como “quiero riqueza”.

Ponle intención, elimina de tu mente la idea de que todo se consigue con un gran esfuerzo y lucha, y quítate la culpa de tener lo que quieres. Ponle “emoción” a tu decreto y se realizará más rápidamente.

Déjalo y confía, no te aferres a un resultado, ábrete a las posibilidades de que te llegue algo incluso mejor que lo que habías pedido. Por ello, una vez decretado, suelta por ese día la idea y confía  en que se dará lo mejor para ti.

No te desilusiones si sientes que tus decretos no parecen ofrecerte resultados inmediatos. Confía en tus ángeles y en Dios; ellos se encargaran de hacer realidad tus deseos.

A Happy New YearImágenes tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)