Disfruta de tu paz, tu propósito y el momento presente

9 abril, 20210
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/cafe-ventana.gif

Vivimos rodead@s de estímulos y frases motivacionales que se centran en construir un futuro exitoso; puede ser que la intención sea mirar a largo plazo, pero al mismo tiempo tienen el potencial de perturbar nuestra paz en el momento presente.

Sin duda, sentirme motivada me ha ayudado a trazarme metas e ir a por ellas; sin excluir vivir y disfrutar mi presente. Por ejemplo, no concibo frases como “Cuando termine de estudiar voy a pensar que hacer”, “cuando regrese mi pareja de viaje voy a empezar a sonreír”. ¡Siempre tengo presente que el momento es aquí y ahora!

Con el tiempo aprendí que independientemente de las metas y ambiciones que tenga en la vida, es importante que cultive mi consciencia.  La consciencia trasciende al pensamiento y se construye a partir de la energía del ‘estar’ presente. El momento presente no se puede intelectualizar, solo se puede sentir, soltando la mente pensante. El objetivo de este mensaje no es condenar a la mente, ciertamente necesitamos la mente en nuestras vidas como guía.

“Tu visión se hará clara sólo cuando mires dentro de tu corazón. Quién mira afuera, sueña. Quién mira dentro, despierta.”

Carl Jung

Pasado: Hay dos tipos diferentes de memoria, la memoria de hechos y memoria psicológica. La memoria de hechos se basa en datos que sabes, como tu nombre, el nombre de tus padres, cómo caminar, leer y escribir. Sin embargo, la memoria psicológica es cuando la mente está pensando en el pasado y, por lo tanto, nos impide vivir.

Futuro: Lo único real para lo que necesitas el pensamiento futuro es para dirigirte dentro del momento presente. Es bueno soñar, pero si te obsesionas con tus sueños, estos pueden perjudicarte para tomar acción. Los pensamientos futuros se deben utilizar como un complemento del momento presente, pero nunca deben influenciar en tus decisiones.

Momento presente: Estas completamente presente cuando la mente pensante está apagada; eres consciente de tu respiración, sin pensar en el tiempo y el espacio. La mayor parte de la motivación se centra en tomar acción para lograr lo que deseas. Cuando estás presente todo lo que ‘haces’ se enriquece, se llena de energía y recibes una perspectiva más clara de la vida.

Toda satisfacción se encuentra justo donde estás en este momento.

Paz: Cuando te concentras en estar presente sin importar lo que estés «haciendo», emergerá un nivel muy sutil de paz. No todas las situaciones y circunstancias de tu vida relacionadas con el momento presente te harán feliz. Pero independientemente de la situación en la que te encuentres, no puedes evadirla porque cualquier resistencia a «lo que es» causará un nivel de dolor mucho más profundo de lo que es innecesario.   Lo mejor que puedes hacer en cualquier situación de disgusto es cambiar tu actitud sobre la situación. Cualquier otra cosa es resistencia y siempre causará mucho dolor. Cuando aceptas la situación en la que te encuentras, incluso si no estás content@, crearás un nivel de paz que disminuirá el sufrimiento hasta cierto punto. Esto mejorará tu nivel de felicidad.  

Gratitud: En lugar de querer lo que no tienes, o de estar en un lugar diferente al que estás, acéptalo con gratitud incondicional. La gratitud es uno de los aspectos más importantes de la conciencia para la paz y la alegría.  La gratitud se trata de no anhelar lo que no tienes actualmente, no querer estar en ninguna circunstancia futura, no querer estar en ningún otro lugar que no sea en el que estás ahora. Esta es la verdadera gratitud, la verdadera paz y donde reside toda la paz.

Entusiasmo: Cuando estés verdaderamente en paz con tu existencia, valoraras todo lo que está a tu alrededor. Vivirás con mucha más alegría que antes y tendrás otro nivel de disfrute.

Tu propósito: Continuamente estamos en busca del gran propósito de la vida, y en esa búsqueda nos alejamos del presente y de la gratitud, la paz está en las cosas pequeñas, las cosas aparentemente insignificantes que en realidad son muy significativas. ¿Sabes cuál es tu propósito en la tierra en este momento? En realidad, no importa; si decides ir de compras mañana, mientras haces las compras, ese es tu propósito en esta tierra. Si estás cambiando un neumático al costado de la carretera bajo la lluvia torrencial; en ese momento ese es tu propósito, incluso si te causa disgusto. Tu propósito es siempre lo que tienes delante. Cuando tu propósito depende de alguna ocurrencia en el futuro, lo aleja de estar presente y, por lo tanto, aleja tu atención de las partes pequeñas pero significativas de la vida.

Cuando sientas ansiedad, recuerda concentrarte menos en la situación y las circunstancias y más en el momento presente.

Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)