El Cuerpo Habla

14 noviembre, 20170
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/conec.jpg

 

Siempre hablamos acerca de gestionar nuestras emociones; el no hacerlo solo bloqueará nuestra energía, retrasará nuestra transformación y nos afectara a nivel físico y espiritual. Por eso es muy importante aprender a escuchar nuestra Sabiduría Interior a través de los órganos de nuestro cuerpo. Si tenemos alguna dolencia es porque hay algún chakra obstruido, es decir porque la energía no esta fluyendo adecuadamente. Aquí te dejo algunas de las características de nuestros órganos para mantenernos saludables.

La Glándula Pineal, se ubica en el entrecejo y muchos le llaman el 3er ojo porque conecta con nuestra consciencia superior. Nos ayuda a reconciliar y apartar el juicio  de nuestras vidas. Para que funcione bien debemos estar en armonía, sentirnos entusiastas y contactar con la naturaleza que nos provee de luz y paz.

El Pelo, la falta de brillo y pérdida de cabello se producen por preocupaciones y aferramientos a situaciones que ya pasaron, por ejemplo alguna situación incómoda, alguna pelea, algo que consideramos injusto. También cuando nos comportamos de manera intransigente.

El Cuello, representa nuestra flexibilidad y balance. Puede causar dolor  y molestias cuando acumulamos tensión por stress, preocupaciones o cuando tenemos actitudes rígidas e inflexibles.

La Tiroides, es una glándula reguladora del cuerpo, nos otorga balance. Ahí se almacena el enojo, es el deseo de poder, las actitudes rígidas; por ello es importante gestionar las emociones porque si no lo hacemos, estas pueden afectar a cualquier parte de nuestro organismo.

El Pecho, almacena los sentimientos y se asocia con la sexualidad; si existe algún trauma, represión, resentimientos; puede verse reflejado en dolencias en el pecho.

El Timo, es una glándula ubicada entre el corazón y el esternón en donde se almacenan los temores y miedos que nos paralizan. Cuando nos sentimos vulnerables bajan nuestras defensas y ello permite que algunos virus puedan invadir nuestro cuerpo. Lo importante aquí es analizar la situación, indagar qué fue lo que nos hizo sentir vulnerables y aprender de ello, como parte de nuestra evolución.

El Corazón, es el órgano más importante de nuestro cuerpo, asociado con el amor y la esencia de cada persona. El corazón sufre daño cuando nuestras emociones se ven afectadas.

Los Pulmones,  inspiran la vida y expresan ideas a través del habla. Los problemas con los pulmones se manifiestan a través de sofocaciones, falta de libertad para expresarse. Para combatirlo es necesario reducir el stress a través de la meditación y respiración consciente.

El Estómago, alberga todas nuestras emociones, lo importante aquí es aprender a gestionarlas para que no nos afecten.

El Páncreas, tiene que ver con el azúcar y con la dulzura de la vida, sufre con la desilusión.

El Hígado, es un órgano vital que se ve afectado cuando almacenamos resentimientos, con la ira contenida.

La Vesícula Biliar, proyecta las tensiones por falta de confianza y ansiedad  por el futuro. Tal vez los problemas de vesícula precedan al nacimiento y se asocian con genes hereditarios, a situaciones de la concepción y los sentimientos que experimentaron nuestros padres.

El Bazo, es un órgano que retiene los fracasos, desilusiones apatía, y sobrecargas. Las dolencias en el bazo se reflejan en problemas de circulación, mala digestión, pereza y apatía.

La Vejiga, representa la expresión de manifestar exteriormente las emociones. Si se siente dificultades en la vejiga deberemos trabajar en expresar asertivamente nuestros sentimientos.

El Intestino Delgado, es la etapa final de la digestión, provee la base para la construcción y el crecimiento, construye su personalidad, su carácter, su fuerza de voluntad, su confianza, pero más importante que todo es que refleja los estados más importantes de nuestra vida.

El Intestino Grueso, tiene que ver con la materia sólida y esto nos muestra si somos capaces de lidiar bien con todos los temas materiales. El Intestino Grueso tiene que ver totalmente con dejar ir y soltar todas las cosas que no nos sirven, y la incapacidad de dejar ir puede ser el resultado de un miedo a la pérdida.

Los Riñones, involucran emociones y almacenan los traumas, bloqueando las motivaciones y entusiasmo.

Las Glándulas Suprarrenales, almacenan pena y la victimización. Para combatir esta dolencia es importante hacernos cargo de nuestras acciones y circunstancias.

La Espalda,  representa todo lo que dejamos atrás, lo que deseamos olvidar. La parte baja de la espalda es el apoyo, y el dolor en esta parte es cuando una persona resiente al no tener el apoyo que cree que necesita, a fin de lograr algo.

La Columna Vertebral,  representa la voluntad, la fuerza de voluntad, Cuando uno utiliza la columna vertebral para hacer trabajo espiritual, nuestra fuerza de voluntad está alineada con la voluntad divina.

Las Caderas, representan nuestro equilibrio, empoderamiento e independencia.  Además de nuestra flexibilidad personal.

Los Órganos Sexuales,  ahí se refleja la auto aceptación. Si las mujeres presentan dolores en el periodo menstrual deben considerar cambiar de dieta y moverse más a través de caminatas, yoga o algún deporte.

Las Piernas, representan el cambio y la impermanencia; al mismo tiempo el esfuerzo por recorrer el camino. Las dolencias en las piernas se combaten con tomar acción.

Las Manos, corresponden al dar y recibir, cuando hay dolencias en las manos se debe analizar la fuerza de voluntad, la autoestima y la interrelación con el entorno.

Lo mas importante para fluir es trabajar en nuestra aceptación porque es el canal del amor, hacia nosotros mismos y los demás. Muchas de las reacciones emocionales negativas que experimentamos día a día vienen de un diálogo inconsciente de no aceptación, de juicio, de auto- crítica y auto- exigencia. De decirnos y pensarnos no ser suficientes. Pero si en cambio, nos agradecemos por todo lo que hemos sanado, por todo el esfuerzo que estamos haciendo y aceptamos nuestra transformación, podemos realmente hacer un espacio para el amor propio. El punto de partida es aceptarnos en nuestra totalidad, con nuestros desafíos, con nuestros dolores, frustraciones, incapacidades y todo eso que la mente crítica nos restriega, para comenzar a vernos solo desde el amor. 

lustraciones tomadas de Internet

 

Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)