El Enojo

4 mayo, 20170
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/enojo.jpg

Disfruto mucho sentirme alegre y positiva, pero al mismo tiempo entiendo que para florecer es necesario pasar por todas las estaciones; por ello abrazo mis emociones y las acepto en su totalidad. No me obligo a sentirme de determinada manera porque creo que todos nuestros estados de ánimo tienen ciclos variables. No podemos permanecer todo el tiempo alegres, ni tristes, ni enojad@s, lo importante es reflexionar sobre lo que aprendimos de esos estados de ánimo.

Siempre hablamos acerca de esforzarnos por ser la mejor versión de nosotros, pero es importante ser coherentes conectando con nuestro corazón a cada momento. Abrazar y aceptar nuestros espacios de luz y sombra,  sin resistirnos, sin reclamarnos, ni sentir culpa. También es parte de nuestro aprendizaje disfrutar nuestras ganas de pasar tiempo en soledad, de no reír, de guardar silencio, de no responder, de enojarnos, de sentir nostalgia. Voy a concentrarme en este post en el enojo, como parte de nuestra transformación.

Todos nos enfadamos, un@s más que otr@s; pero todos lo experimentamos alguna vez. El enojo es tristeza escondida, así que debemos identificarlo y combatirlo de prisa. Cuando te enfadas creas una carga de energía que tiene una reacción en cadena, porque contagias a tu alrededor. Para combatirlo es importante conectar contigo, pasando tiempo a solas o meditando, porque al meditar no te enojas con nadie: simplemente estás enfadado y liberas tu ira.

El enojo es una emoción humana totalmente normal y por lo general, saludable. El problema está cuando dejamos que esta emoción nos controle, porque es impredecible y poderoso. La forma natural e instintiva de expresar el enojo es responder de manera agresiva. ¿Cómo controlarlo?

  • Expresando los  sentimientos de enojo con firmeza pero sin agresividad, sin lastimar, sin prepotencia, con respeto.
  • Reorientando nuestro enojo hacia una conducta positiva y constructiva. No se trata de reprimir solo de virar hacia un sentimiento y emoción que nos ayude a fluir.
  • Buscando la calma interior, esto significa no sólo controlar su conducta externa sino también controlar sus respuestas internas, siguiendo los pasos para reducir su ritmo cardíaco, calmarse y dejar que los sentimientos pasen.
Ilustraciones tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)