El Poder de la Intención

La práctica espiritual, el movimiento de energía, el cambio de vibración, la oración, la meditación, caminar, escribir en un diario, son algunos ejemplos de manifestación de la intención. Lo que pensamos se convierte. En la mayoría de los casos, si observamos eventos pasados, podemos ver que el hacer no fue el resultado completo de nuestros deseos. La intención fue empujando los deseos todo el tiempo. La acción vino después del pensamiento. Por supuesto, podemos tener las intenciones más mágicas del mundo, pero si no las ponemos en práctica, tampoco nos llevarán muy lejos.

Muchas veces experimentamos lo que no queremos. Vivimos nuestros miedos. Colocamos pensamientos, dudas, ansiedades, negatividad y creamos esos eventos. Cambiar la conciencia y los pensamientos crea un resultado diferente. ¡Realmente somos lo que pensamos! Suena como un cliché usado en exceso, pero es la verdad. Mantener espacio para tus palabras, ya sea a través de las oraciones matutinas, escribir un diario o simplemente sentarte solo, es una forma de alterar la vibración de tus pensamientos. Estar presente con la mayor frecuencia posible crea una onda magnética de fabulosos efectos.

Alguna vez me ha tocado convivir con personas negativas, que están constantemente lamentándose y quejándose de todo. Sentía que mi energía se drenaba y que hasta lograba contagiarme de sus vibraciones y mis emociones se tornaban negativas. Llamo a estas personas, vampiros emocionales, que crean caos a donde van. Pero es importante no desconectarnos de nosotr@s mism@s y recordar que la intención es fuerza, espíritu, intensidad y proyección.

Hay un viejo dicho que dice que, si quieres tener éxito, rodéate de personas exitosas. Porque la energía que te traen es contagiosa. Empiezas a sentirte exitoso. Tus pensamientos cambian de “No puedo” a “Tengo éxito”. El simple intento de estar en esa energía impulsa los deseos, anhelos y manifestaciones. Cualquier intención, cargada de amor y bondad se manifestará en hermosos resultados.

“Cuando la intención está arraigada en el amor puro, tus sueños crecerán y se manifestarán más rápido de lo que jamás podrías imaginar.”

Dawn Gluskin

Pregúntale a cualquier persona exitosa en qué cree. Te dirán que no se conformarían con menos. Ellos “sabían” que el éxito estaba en ellos; ese “saber” te transformará y te alineará con la sabiduría universal. También he notado que las personas exitosas, que han alcanzado su potencial con integridad, son personas felices. Han permitido que las lecciones los guíen. No se han dado por vencidos ante la primera barricada del fracaso. Han saltado el muro con certeza y humor. La felicidad, la alegría y la risa siempre cambiarán tu estado de ánimo. Me encanta la gente que puede reírse. Admiro su tenacidad y sentido de valía y su completa gratitud por todo. Su intención es vivir su verdad y esto es lo que los lleva a través de su manifestación. También he notado que viven un mantra. Repiten estas palabras a diario. ¡Conocen el poder de los pensamientos!

El éxito está en cada un@ de nosotr@s. El secreto para recorrer el camino de todos tus deseos es la intención: la intención de hacer el bien, ser bueno, compartir el bien y ser agradecid@ por tenerlo. El simple acto de expresar sus intenciones, escribirlas, compartirlas con espíritu, es la base del resultado. Somos los co-creador@s de nuestras vidas. Sé consciente de los pensamientos, las palabras y el poder de tus creencias. Cada pensamiento está conectado con otro a través de la grandeza de tu espíritu. ¡Usa ese poder sabiamente!

Dulcinea
Sígueme