Energía Divina

22 mayo, 20170
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/lotttttt.jpg

Todos somos seres de luz. Al margen de nuestras creencias de fe, todos somos seres espirituales, contenemos una energía divina que conecta con nuestra alma. Namaste!

Los milagros son fenómenos o acciones que no tienen explicación lógica y por lo tanto es imputado a la participación divina, dependiendo de las creencias religiosas. Sea que les llamemos milagros o energía de causa y efecto, estas situaciones se presentan cuando desarrollamos la capacidad de superar nuestras limitaciones para cambiar de perspectiva y trascender.

Siempre estamos a la espera de que ocurra eso que anhelamos, lo pedimos con fe, pero no podemos esperar que ocurran sin tomar acción. Es necesaria una cuota importante de nuestra participación, nada ocurre por casualidad sino por causalidad. Entonces te estarás preguntando, ¿Cómo hacer para que los milagros o energía divina lleguen a tu vida?

  1. Apartando las limitaciones de nuestra consciencia; los pensamientos limitantes no ayudan; trabajemos en eliminar el “No se puede”, “es ilógico”; dejemos que el tiempo y el universo hagan su trabajo y pongan las cosas en su lugar. No condicionemos y dejemos fluir con optimismo. Los milagros pueden ocurrir en cualquier momento y de manera continua, si somos capaces de mantener la certeza, aun en lo ilógico.
  2. Tener certeza, significa mantener la fe, sin dudas, sin rabia ni resentimiento. Abracemos nuestro ego para que no nos controle. Tengamos certeza en nuestra capacidad de acción para crear cambios en nuestra vida. La certeza nos abre la puerta a todo. Tener certeza en nuestros procesos, en la fortaleza de nuestra alma y que nosotros sí somos capaces de lograr nuestros objetivos, superando la adversidad.
  3. Pedir perdón con el corazón; a cada momento nuestras acciones impactan en otros. Con intención o sin ella, lastimamos a otras personas y a nosotros mism@s. En este punto es necesario reflexionar, pedir perdón desde lo más profundo de tu corazón y enmendar. Regálate otra oportunidad, libérate de la culpa y el resentimiento.
  4. Seguir adelante, debemos ser resilientes. Cuando se presentan obstáculos debemos avanzar y no quedarnos enfocados en la dificultad, por las emociones que sentimos y que nos duelen en ese momento. No importa lo que haya ocurrido. Hagamos una pausa, momento de introspección, aprendamos lo que nos toca y a seguir adelante! Todo es parte de nuestra transformación.
  5. Entusiasmo, agradecimiento y apreciación; agradecer la vida es una nueva oportunidad. Tener una consciencia es apreciar y saber que no tenemos nada seguro, que nada nos pertenece realmente, que no hay que dar nada por sentado.

Enfoquemos nuestras acciones en vivir cada día como si fuera el último, agradezcamos, apreciemos y compartamos con entusiasmo, para que los milagros o la energía divina lleguen a nosotros.

Ilustraciones tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)