La Música de mi Vida

8 marzo, 20160
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/musica-2-1.jpg

musica 1

Siempre he sentido que los olores me transportan , evocan mis recuerdos de manera instantánea y mágica; por ejemplo el olor a tierra mojada me remonta a mi niñez regando las plantas junto a mi abuelo y mi padre. Lo mismo me sucede con la música, aunque de manera más concreta porque muchas veces siento que la canción o melodía que escucho es un mensaje directo para mí. Con la música siempre me pasa, es como una máquina del tiempo, me lleva a recordar un momento exacto, con olores, colores, emociones; ¿lo has sentido alguna vez?!!!

Cuando nos sentimos melancólic@s sentimos plena identificación con alguna balada y hasta hacemos el ejercicio de repetirla una y otra vez; no es que nos guste sufrir sino que vivimos un proceso de exteriorización de nuestros sentimientos a través de la música. Es una buena catarsis; y es que la música además de tener propiedades curativas, tiene el poder de generar un efecto conmovedor, nos provoca emociones y sensaciones de manera espontánea.

musica 4

Mientras escribía este post, leí un estudio que concluía que las preferencias musicales se asocian a estados anímicos y tipos de personalidad, por ejemplo el rock tiene la propiedad de mejorar los ánimos, quita la angustia y el dolor. La música clásica tranquiliza, inspira, fomenta hábitos de aprendizaje. La música romántica, estimulan la oxitocina, conocida como la hormona del amor que inspira los sentimientos y la excitación. El Metal es una explosión de energía, pero cuando acaba incentiva a la reflexión y nostalgia. El Hip Hop promueve la actividad y ele ejercicio. El Reggaetón y la Cumbia, produce un efecto de repetición, como actuar sin pensar. Disco y Pop, aunque son géneros muy distintos sus efectos son muy similares, fomentan la alegría y el gozo e invitan a tomar acción. Jazz y Blues, incitan a la liberación de emociones, fomenta la sinceridad y serenidad.

Pero volvamos a nuestro tema; no soy una persona muy musical, es decir no estoy pegada todo el día con audífonos, ni cascos, ni altavoces, ni parlantes; solo escucho música cuando voy de un lugar a otro, cuando toco el piano o cuando medito. Pero días atrás, mientras hacía la limpieza de mi casa, escuché una canción que me remontó a un viaje de vacaciones con mi familia. Recordé con detalle cada instante que viví, todo lo que pensaba en aquella época, todo lo que anhelaba y lo que esperaba de la vida. Fue un ejercicio maravilloso porque me di cuenta que todo lo que soy ahora y lo que llena mi vida, es infinita e inesperadamente mejor de lo que pude imaginar.

musica 3

Escuchando una melodía de Norah Jones, comprobé que en la vida siempre nos acompañaran nuestros recuerdos y nuestras canciones. Pero que es muy importante hacer una pausa para recapitular, para recordar nuestro punto de partida y agradecer todo lo que ha sucedido en nuestras vidas. Debemos trabajar en enfocarnos en lo que queremos que llene nuestra vida y no soltarlo. Tal vez el camino sea largo pero debemos visualizarlo en nuestra mente y sentirlo en nuestro corazón. Decreta con energía y amor; no te quejes, ni te desanimes. Vuelca toda tu energía en llegar hasta donde te has propuesto y verás que la vida te hará regalos inesperados que cambiarán de manera grata todo lo que imaginaste inicialmente. No temas, confía en tu intuición y en tu poder personal.

Visualiza tu éxito con absoluta convicción, piensa en lo que realmente quieres en tu vida y camina con paso firme hacia allá, te aseguro que al cabo de un tiempo se materializará y será aún mejor de lo que soñaste. Respeta tus procesos y la sabiduría del tiempo.

Mientras tanto, yo seguiré asociando épocas de mi vida a canciones maravillosas para que mi memoria las conserve con detalle, porque como te dije la música es mágica, tiene el poder de transportarnos. Es como revivir nuestras experiencias y momentos, acompañad@s por la gran banda sonora de nuestras vidas.

Ilustraciones tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)