La fe y la certeza residen en ti!

6 enero, 20210
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/certeza-3.jpg

Siempre nos topamos con frases optimistas que resultan ser un bálsamo en situaciones cotidianas; una de esas frases poderosas en «ten fe» en que todo estará mejor. Te aseguro que alguna vez habrás suspirado y te habrás recargado de emoción y esperanza; pero cuando vives circunstancias adversas esa frase carece de sentido. «Tener fe» parte de confiar en que tienes la fuerza para resistir, para aprender y evolucionar. Se relaciona directamente con soltar el control y abrirte a la experiencia de aprender que hay aquí para ti, para convertirte en tu mejor versión. Tener fe es tener certeza y confianza, y esas son virtudes que debes trabajar cada día para evolucionar espiritualmente

Es importante es conectar con tus guías espirituales; al margen de tu credo personal; piensa que nunca estas sol@ y los espirituales son entidades que están contigo para guiarte en tu camino. Los ángeles siempre están a tu alrededor; sin embargo, debes conectarte y pedir ayuda. Ellos no pueden intervenir en la vida de un ser humano a menos que se les pida específicamente que lo hagan. Tus guías espirituales y ángeles están ahí para ayudarte a guiarte. Pide a sus guías que se le muestren; ellos aparecen dependiendo de la situación. Por ejemplo, el Arcángel Rafael es específico para la salud y la curación, mientras que el Arcángel Chamuel está llamado a lograr la paz interior en tiempos de turbulencia, y el Arcángel Ariel es el ángel de los recursos naturales y también es conocido por ser el ángel de la abundancia y la prosperidad.

Otro espacio fabuloso para cultivar tu certeza es la meditación, que te permitirá escuchar tu voz interior. Escuchar es poderoso para desarrollar su intuición y ejercitar su músculo de «confianza». La meditación es una práctica que debe cultivarse. Comienza con unos pocos minutos a la vez y aumenta a sesiones más largas (20-30 minutos).

Para tener fe debes creer en ti, para ello es necesario ser flexible a los cambios, porque todo cambia a cada minuto. Cuando las cosas pesan demasiado en tu corazón o en tu mente, debes dejarlas ir, aquí incluimos pensamientos, ideas, relaciones, proyectos, etc. Puedes representar una situación en tu mente como si estuviera resuelta; veras que todo fluye poco a poco, le quitas las expectativas y mantiene tu mente sin preocupaciones. Siente las emociones como si la situación estuviera completamente resuelta y escribe en un diario cómo percibes que se va desarrollando. Para conseguir tus objetivos, debes aumentar tu confianza y liberarte de las preocupaciones. Visualizar sólo sucesos positivos; cuando esperas lo mejor, lo consigues!.

«Yo marcho solo con mis leones y la certeza de ser quien soy»

Ramón María del Valle Inclán

El éxito de la situación que estás viviendo depende esencialmente de tu fe en que resultará de la mejor manera y la visión firme del resultado positivo. La imaginación no es un detalle, sino una de nuestras cualidades más poderosas. Visualiza claramente lo que deseas, por ejemplo, imagínate sonriendo, feliz, firmando ese contrato, el abrazo después de esa conversación amorosa o la calificación que esperas conseguir en tu examen, viendo los detalles de la situación, y hazlo todos los días, en la mañana, en la noche. A esta visualización, debes agregarle las emociones. Entonces, cuando lo estás visualizando, no sólo imaginas la escena, sino que también sientes en ese momento, la alegría y satisfacción que te proporcionará haberlo conseguido. Y ese momento de inspiración lo acompañas de profundo agradecimiento porque ya está en tu vida.

Finalmente, para tener fe y certeza debes cultivar la gratitud, que es una excelente manera de traer más cosas buenas a tu vida porque la ley de la atracción establece que “lo similar atrae lo similar”. A medida que practicas la gratitud, demuestras que confías en el proceso. Confía en que tu tienes el poder de atraer todo lo bueno.

Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)