La Magia de la Calabaza

agos blog

Hoy decidí publicar un post diferente; después de experimentar con varias combinaciones, por fin descubrí mi receta perfecta para mi fabulosa Tarta de Calabaza. Muchas personas no se atreven a probarla porque piensan que la calabaza solo se come en preparaciones saladas; pero créeme, tienes que prepararla este fin de semana; te aseguro que no se acerca a nada de lo que imaginas.

La preparación es muy sencilla, la dividimos en dos partes: la masa y el relleno.

Para la masa necesitamos:

  • 250gr (1 taza y media) de harina sin preparar.
  • 1cucharada de agua fría. (Sólo si es necesario se usará algo más)
  • 100gr mantequilla (si estas en argentina manteca)
  • 1 huevo
  • 70gr azúcar granulada
  • 1pizca (toque) de sal.

Colocamos en un recipiente harina con mantequilla, mezcla con las manos y agrega la sal y el azúcar. Debemos seguir hasta lograr la consistencia de arena; luego hacemos un hoyo en el centro y colocamos el huevo y el agua. Trabajamos la masa con los dedos hasta que todo esté muy unido, tratemos de no transferir mucho calor a la preparación. Esta es una sensación deliciosa y liberadora, la conexión de nuestras manos con los alimentos, es el momento en que le impregnamos todo nuestro amor!!.

Guardamos la masa en el refrigerador por 20 minutos, luego la estiramos en un molde para tartas engrasado. Es buena idea hacerle pequeños agujeros con un tenedor, para que la masa no se abulte en el horno. Finalmente, la cocínamos a temperatura de 160 grados por 15 minutos.

tartaa

Para el relleno necesitamos:

  • 500gr de pulpa de calabaza rallada.
  • 500ml de leche fresca
  • 150 gr. de azúcar
  • 3 huevos
  • 50 gr de mantequilla
  • Castañas para decorar (pueden ser nueces picadas)
  • Un chorrito de leche fresca
  • Cúrcuma, jengibre en polvo, canela

Cocemos la calabaza con los 100ml de leche fresca, luego la escurrimos muy bien. Mezclamos la calabaza con azúcar, mantequilla, huevos, leche y toque de jengibre en polvo, canela y cúrcuma.

Vertemos el relleno sobre la masa y decoramos con las láminas de castañas y ponemos al horno por 45 minutos a 160 grados centígrados.

Retiramos y dejamos enfriar, el toque secreto es rociar con unas gotas de agua de azahar o agua de rosas.

Y a disfrutar del espectacular sabor y la magia de la calabaza. Ya me contarás cómo salió!!

Con cariño,

Dulcinea

 

Dulcinea
Sígueme