Libre Albedrío

5 abril, 20170
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/albedrio2.jpg

En anteriores publicaciones hemos hablado del libre albedrío; lo hemos citado cuando nos referimos a que los ángeles todo el tiempo están dándonos mensajes para guiar nuestras vidas, pero que no pueden intervenir directamente porque respetan nuestro libre albedrío. Es decir que nos muestran el camino a través de mensajes, pero no pueden cambiar las decisiones que tomamos.

El libre albedrío es “tu intención”; pero va más allá del deseo y las elecciones cotidianas. El concepto es mas amplio que solo dirigirlo a elegir la película que quieres ver o que sabor de helado que te provoca; se refiere al tipo de decisión que es única en los seres humanos, una decisión trascendental que impacta directamente en tu desarrollo espiritual.

El libre albedrío tiene que ver con la elección de tus pensamientos, de controlar tus emociones y la intención de tus acciones, para no dejar que el ego te comande y hacerte cargo, con responsabilidad, de todo lo que sucede en tu vida. Es tu certeza, el timón de tu vida, una consciencia mucho más amplia para ejercer la libertad y seguir el camino de tu alma.

Para ejercer el libre albedrío es necesario desarrollar la capacidad de tomar decisiones y generar cambios con responsabilidad, teniendo en cuenta que los cambios siempre se gestan primero en tu interior. Acepta que estas en constante evolución, como parte de tu transformación; cada día tienes nuevas perspectivas, formas de interpretar tus experiencias y sobre todo, la percepción de tu proceso. Esta transformación te está dando la fuerza de voluntad y la motivación necesaria para seguir tu camino cada día más auténtico.

Acompaña tu libre albedrío con tu autenticidad, no permitas que tus pensamientos limitantes ni los deseos de otros interfieran con los tuyos. Cree en tu propósito y actúa con determinación y convicción de que te mereces todo lo bueno, planifica y tomar decisiones que te provean de estabilidad a todo nivel, convirtiéndote en tu propio líder.

Sé honest@ contigo, reconoce tus deseos; cuando tomas una decisión con el corazón y tus acciones son coherentes con ese deseo, los caminos se abren para que todo fluya. Al margen de las circunstancias mantén tu determinación, enfócate y concentra tu energía usando el poder de tu intención. No actúes en automático, no es lo mismo “hacer por hacer” cualquier cosa que nos lleve hacia adelante, que utilizar tu energía y tus fortalezas, de manera consciente e intencionada. Planifica, visualiza, proyecta y toma acciones coherentes.

Aprecia y agradece todo lo que sucede en tu vida, aprende las lecciones que te llevarán al siguiente nivel.  Usa tu creatividad para tener una visión distinta de tus experiencias, usa tu intuición y escucha a  tu alma. Tu libre albedrío vive dentro de ti; si lo piensas en la cotidianidad de escoger una peli o el sabor del helado también interviene el libre albedrío, analiza el impacto de cada una de las decisiones que tomas a diario.

“Lo que hace que la humanidad sea hermosa es nuestro libre albedrío, nuestra individualidad, nuestro esfuerzo continuado, pese a nuestra imperfección”. Dean koontz

Ilustraciones tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)