Lo Mejor de los Viajes

12 julio, 20190
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/viajaaa.jpg

Me gusta mucho viajar, procuro hacerlo todo lo que puedo porque siento que cada viaje es una gran oportunidad para conocerme más, porque además de visitar lugares maravillosos con los que siempre he soñado, aprovecho cada viaje para inspirarme y descubrirme.

Considero que el viaje más apasionante y fascinante de mi vida, es el viaje a mi interior, a descubrirme, a aceptar sin reproches mi esencia, a identificar mis fortalezas y mis desafíos y a saber quién soy y qué debo compartir.

Cuando viajo, siempre busco un lugar especial, uno que me guste mucho y en donde pueda hacer este ejercicio de meditación que te comparto a continuación:

Cierra los ojos e imagina unas profundas raíces que salen desde la base de tu columna hacia el suelo y penetran muy profundamente en la tierra. Una vez estés bien enraizado, visualiza como esas raíces crecen no solo hacia adentro sino alrededor tuyo, rodeándote. Observa como esas raíces llenas de vida te anclan y respira de forma pausada, siente tu cuerpo, tarta de no pensar en nada y solo agradece por el maravilloso momento que estás viviendo.

Confieso que este ejercicio es muy potente y algunas veces, no espero a mi próximo viaje y lo hago desde el jardín o alguna habitación de mi casa. Lo importante es la intención de conectar con tu interior. Confiando en que tú eres tu mejor compañía, sigue tus ritmos, respeta tus tiempos y tus procesos.

Aprecia tus momentos de soledad y meditación para que puedas escucharte. Recuerda que para encontrarte es necesario perderte y vivir ese punto de inflexión para que te motives y tomes acción en todo aquello que ya no vibra contigo. Es como un gran remesón para que todo se acomode.

En todos los viajes que hagas siempre tú serás tú mejor compañía, al margen de las circunstancias, aprovéchalos para reconocerte, para inspirarte y crecer. No bastan solo las fotos de paisajes bonitos, también es necesario que analices todo lo que aprendiste en tu travesía. Finalmente, lo más importante es que cada viaje es una nueva oportunidad para crecer. Comprométete a que esa persona que se fue, no sea la misma que la que regrese; trabaja para que sea una versión de ti, más evolucionada!

Ilustraciones tomadas de Internet

Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)