Los Cuatro Elementos

13 noviembre, 20150
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/elemntossss-1.jpg

elementosss

Hoy tuve una conversación muy enriquecedora, con mi buen amigo Rodrigo, acerca de los cuatro elementos y su importancia en la vida de los seres humanos. ¿Has oído acerca del tema? Aunque no soy astróloga, ni experta en el tema; preparé, con mucho cariño, un post en donde te explico de manera sencilla de lo que se trata.

Desde la antigüedad, estudiosos filósofos determinaron que la naturaleza está compuesta de cuatro elementos conocidos como tierra, fuego, aire y agua. Estos componen todas las estructuras materiales y tonalidades orgánicas que hay entre el Cielo y la Tierra; que incluyen a los seres humanos y si lo analizamos nos daremos cuenta que son parte de nuestra energía base.

Pensemos en un árbol, sus raíces absorben el agua y minerales necesarios para su crecimiento: elementos agua y tierra. Respira a través de las hojas: elemento aire. Y recibe luz y calor del sol: elemento fuego. Además el árbol hace posible la vida, nos da fuego si quemamos su madera; aire si nos cobijamos en su sombra, agua a través de sus frutos y tierra que nos provee de alimento.

elementos estaciones

El organismo humano también contiene los cuatro elementos. Hipócrates los relacionó con cuatro líquidos del cuerpo humano, sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema (del cerebro). Considerando que su equilibrio daría lugar a un individuo saludable. Además el ser humano está compuesto por células, cada una de ellas tiene materia sólida que es el elemento tierra, también tiene líquidos que son el agua y además tienen oxigeno que es el aire. A su vez tienen una temperatura que es el elemento fuego.

El psicólogo suizo Carl Jung, fundador de la psicología analítica, postula que la percepción humana se produce a través de la intuición, la sensación, el pensamiento y el sentimiento. Y también se le puede relacionar con los cuatro elementos:
El Fuego, se manifiesta a través de la Intuición.
-La Tierra, a través de la Sensación.
-El Aire, a través del Pensamiento.
-El Agua, a través de los Sentimientos.

4 elementos

Durante la edad media se postuló una interesante relación entre los cuatro elementos, los temperamentos y las estaciones:

  • Elemento Tierra – otoño – temperamento melancólico
  • Elemento Fuego – verano – temperamento colérico
  • Elemento Aire – primavera – temperamento sanguíneo
  • Elemento Agua – invierno – temperamento flemático

Los cuatro elementos tienen características específicas con las que tal vez nos podamos sentir identificados; tengamos en cuenta que nuestras personalidades son una mezcla de los elementos, en donde tal vez predomine alguno. Voy a enumerar de manera resumida algunas de las características para que las relaciones con tu carácter y puedas trabajar en tu equilibrio personal.
**Elemento Fuego (Colérico): Vitalidad, pasión, vehemencia, energía, entusiasmo, fuerza, franqueza, radiación, brusquedad, voluntad, iniciativa, exaltación e impaciencia. Al mismo tiempo representa la susceptibilidad, insensatez, celos, violencia.

**Elemento Tierra (melancólico): Firmeza, estabilidad, tenacidad, perseverancia, confianza, respeto. Al mismo tiempo es materialista, superficial, desvergonzado.

**Elemento Aire (Sanguíneo): Libertad, cordial, confiable, alegre, optimista, análisis, desapego, perspectiva, diligente, independiente, luminoso. Al mismo tiempo es inconstante, gastador, inestable, deshonesto, hablador, calumniador.

**Elemento Agua (flemático): Flexibilidad, adaptación, sensibilidad, fluidez, reserva, intimidad, compasión, comprensivo, sereno, moderado, meditativo, indulgente. Al mismo tiempo es indiferente, insensible, desconsiderado, flojo.

elementos+wicca

En la relación arquetípica del Tarot, los cuatro elementos también son considerados como los cuatro principios básicos de la vida. Es importante señalar que todos tenemos presentes en nosotros las cuatro energías, su manifestación dependerá del momento que estamos viviendo y cómo nos hacemos conscientes de ellas para equilibrarlas en nosotros.
Los Bastos, representan el elemento fuego. Representa a nuestra energía vital. Nos empuja a tomar acción, a tomar las riendas de nuestros proyectos, nos remite a cambios y transmutación, a energía; se expresa a través del movimiento y las acciones. Nos remite a la energía y luchas. Es un elemento de energía masculino. En las cartas de Bastos hallamos: deseo y acción, esfuerzos y luchas; fuerza vital, chispa divina, inspiración e ímpetu inicial. Es fuerza de voluntad, autoridad y liderazgo. Signos de Aries, Leo y Sagitario.

Las Espadas, representan al elemento Aire. Representa el mundo de las ideas, lo racional, la lógica y las comunicaciones. Nos revelan lo tenso de la mente humana, la inteligencia y el trabajo intelectual, también tiene que ver con procesos judiciales, engaños y autoengaños; las luchas y el sufrimiento que comienza en las programaciones, las dependencias, las traiciones. Aplican su energía de maneras muy diversas. Nos permite visualizar lo que deseamos y dirigir a través de nuestra intención la energía para manifestar lo que deseamos. El aire es masculino y activo. .  Los signos que representan a las Espadas son los de Aire, es decir: Géminis, Libra y Acuario.

Las Copas, representan el elemento Agua. Representa a nuestras emociones, los sentimientos, el inconsciente, nuestra intuición. Nos hablan de la familia, el amor y las relaciones en general. Es un elemento femenino y por tanto, de naturaleza receptiva. Representan a los signos de agua: Cáncer, Escorpio y Piscis.

 Los Oros (pentáculos), representan el elemento Tierra. Es la manifestación tangible de la energía, lo material, los sentidos, el mundo real.  Equilibra el ímpetu del Fuego, la razón de las Espadas, la emoción del Agua, para realizar algo tangible con todo ello. Este elemento aporta a nuestro carácter disciplina, método y constancia para construir nuestros objetivos. Entiende los ciclos de manifestación, así que nos ayuda en los estados de gestación, crecimiento y maduración de todas las cosas, y a tener la paciencia suficiente para ver los resultados manifestados. La tierra es femenina y receptiva.

Nuestras personalidades adoptan por temporadas algún matiz predominante de estos elementos:

Cuando predomina la energía fuego, sentirás tu vida muy agitada; siempre de un lado a otro, asumiendo compromisos en exceso ya sea como un desafío o para demostrar que eres capaz; todo te entusiasma, disfrutas de la vida social y te encanta ser extrovertid@. Si estás expresándote desde tu energía fuego en exceso, puede ser que de manera regular tengas discusiones, malos entendidos e incluso que te conozcan por tus reacciones explosivas, aunque se te pase al rato después.
Cuando predomina la energía agua, te sientes muy sensible, todo te afecta o emociona mucho, eres una montaña rusa de emociones. Tienes muchas ganas de llorar viendo una peli, en discusiones con tu pareja, en el trabajo. Necesitas sentir cariño y atención. Puede ser que te cueste iniciar cosas y que tu pasividad muchas veces caiga en apatía y hasta en depresión.
Cuando predomina la energía aire, te sientes muy creativ@, tienes muchas ideas, piensas y proyectas; te encantan las reuniones con amigos. Te sientes con ganas de meditar, estar a solas en estados contemplativos y escribir en tu diario.
Cuando predomina el elemento tierra, serás constante, metodic@, disciplinad@. Canalizas adecuadamente tus emociones y caminas hacia el cumplimiento de tus objetivos.

Ahora que podemos reconocer las características de los cuatro elementos, somos capaces de analizar cuál es la energía que predomina en este momento en nuestra vida. La idea es que podemos trabajar en equilibrarlas, es decir si detectamos que tenemos más fuego, podemos armonizar complementándola con la energía de otros elementos.

elementos

Para potenciar este conocimiento y a manera de resumen recuerda que el elemento tierra nos ayudará a conectar con nuestras raíces. El agua nos revelará nuestras emociones en estado natural. El aire elevará nuestra vibración. Y el fuego nos iluminará en el camino de la transformación, conectando con nuestra espiritualidad. Es muy importante tener en cuenta la importancia de los cuatro elementos para nuestra vida. Equilibrándolos tendremos más armonía en nuestro cuerpo físico y como resultado una conexión espiritual a través de la energía cósmica, que abrirá el camino hacia planos de felicidad.

Fuentes consultadas.
Conversaciones con mi amigo Rodrigo
Sallie Nichols: Jung y el Tarot: Un viaje Arquetípico
Imágenes tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)