Mandalas

6 noviembre, 20140
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/mandalii-1.jpg

mand1

Hace algunos años comprobé que siempre estuve muy conectada con los Mandalas, los dibujaba desde niña y desde entonces no he podido dejar de admirar su belleza. En mi casa están por todas partes, en velas, telas, vajilla, cuadros, pinturas, alfombras, joyas; son parte fundamental en mi vida.

La palabra Mandala proviene del sánscrito y significa círculo. Es un dibujo “mágico” y sagrado que nos ayuda a meditar armonizando nuestro mundo interior con el exterior; es una representación gráfica, esquemática y simbólica del cosmos. También se les llama “el laberinto de los círculos”, son utilizados para meditar, concentrar energía, equilibrar los desórdenes producidos por diferentes factores que nos alteran y desestabilizan. Espiritualmente están considerados como centros de energía, equilibrio y purificación que ayuda a transformar el cuerpo y la mente.

Los Mandalas están inspirados en la naturaleza, reproduciendo sus simetrías y colores en una estructura circular. Es la forma geométrica más perfecta, usada durante milenios para ilustrar la totalidad y la verdad. Los Mandalas se definen como centros energéticos de equilibrio y purificación que ayudan a transformar el entorno y la mente de quien medita en ellos. Se utilizan para armonizar, estabilizar y controlar estados de crisis, ansiedad y desequilibrios. Algunas teorías refieren a que son representaciones de uno mismo, de nuestra individualidad. Según el psicoanalista Carl Jung, los Mandalas representan la totalidad de la mente, abarcando tanto el consciente como el inconsciente.

mandalas

Uno de mis pasatiempos favoritos es dibujar y pintar Mandalas. No dibujo bien, pero eso no es importante, para crear Mandalas lo más importante es dejar fluir la imaginación, creatividad y la energía; actuar de forma libre e intuitiva sin ninguna pretensión; recuerda que el resultado es el reflejo de tu interior. Diseñamos nuestro propio espacio sagrado, dejando fluir las energías de forma libre y natural.

Crear Mandalas y meditar en ellos es un poderoso instrumento que potencia la creatividad, expande la conciencia y nos conecta con nuestro Ser. Además nos ayuda a mejorar la comunicación con el mundo y nos permite desarrollar la auto-aceptación y la auto-observación de una manera natural e intuitiva. Nos centra, nos armoniza, nos hace sentir paz y bienestar.
Disfrutar de los Mandalas nos permite transitar un camino que nos conecta con la esencia de nuestra alma recibiendo guía de Ángeles, Arcángeles y Seres Celestiales, equilibrando los diferentes aspectos de la vida: el físico, el emocional, el espiritual, el familiar, la prosperidad, el laboral, entre otros. Esta es una herramienta sagrada de meditación en acción, que nos reconecta con nuestro interior.

mandaliiImágenes tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)