Oh Diosas!!

26 octubre, 20150
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/conexion-luni-1.jpg

diosa3

Meses atrás publique un post acerca de los arquetipos, en donde mencionaba que se refieren a un modelo que sirve para crear otros conceptos, patrones instintivos que utilizamos para comprender la realidad. Se manifiestan a través de formas determinadas en las mitologías, leyendas, sueños y deseos colectivos. Hoy trataré el tema de arquetipos femeninos porque me parece un tema muy interesante y sanador; me emocioné tanto que me explayé un poco, así que si apetece ve por una taza de café o té para que lo disfrutes.

Lo más importante de identificar los arquetipos femeninos es reconocer cuáles están presentes en nosotras para activarlos y conseguir lo que deseamos a través de la armonización. Es fundamental activar nuestro arquetipo femenino para poder sanar, trabajar en nuestra autoestima, relación de pareja, temas laborales, de estudios y para poder planificar nuestra vida de una forma consciente y fluida.

diosa gaia

Los arquetipos femeninos están muy conectados con la mitología porque ahí encontramos sabiduría y misticismo. En algún tiempo lejano se pensó que Dios era mujer; Gaia para los griegos, Hathor en Egipto, Eda entre los escandinavos; mil formas y nombres en distintas culturas. Precisamente, uno de los arquetipos más frecuentes para las mujeres es el de las Diosas, en donde se reconoce la fuerza femenina universal y sus procesos transformativos. La mitología de la Diosa nos habla de las experiencias de vida a lo largo del camino y las cuatro fases de su evolución: la mujer joven (Atenea), la mujer fértil (Hera), la mujer en su plenitud (Venus) y la mujer sabia o anciana (Hécate).

Es cierto que en la actualidad los arquetipos de Diosas Mitológicas no son un referente inmediato para las mujeres, pero creo que es importante revisarlos porque a través de ellos podemos reconocer muchas particularidades que explicaran muchos misterios. Creo que las energías sagradas de las Diosas viven dentro de cada mujer de cualquier época.

En la antigüedad las Diosas eran parte de la estructura religiosa y social, se les asociaba con la medición del tiempo, las fases de la luna, renovación de la vida y con la abundancia de las cosechas. Eran sacerdotisas sabias y se les respetaba por su poder y su magia. Las cosas cambiaron en la cultura griega, las Diosas sufrieron algunas transformaciones; dejaron de ser el principal centro de culto, tal vez por su estructura social patriarcal; las Diosas representaban el hogar y el vínculo con el hombre, identificadas con la fertilidad y el amor erótico.

Las Diosas son miles, pero para efectos de identificación las clasificamos en las más representativas y las hemos dividido en tres grandes grupos; las Diosas Vírgenes, Vulnerables y Transformadoras.

diosa artemisa

El arquetipo de las Diosas vírgenes expresa la necesidad de autonomía y la capacidad de focalizar su atención.

Artemisa, Diosa de la Luna; Personifica a la mujer independiente. Capaz de cuidar de sí misma, no necesita de un hombre y tampoco de la aprobación masculina para sentirse completa. Es valiosa por sí misma, no por la pareja con quien esté en ese momento. Muchas mujeres se sienten libres e impetuosas, se identifican con Artemisa. Son alegres y audaces. Casadas, solteras o divorciadas aman viajar y conocer nuevas cosas. Son buenas madres y fomentan la independencia de sus hijos.

Atenea, Diosa de la Inteligencia; Es una mujer sabía, lógica, práctica, gobernada más por el sentido común que por su corazón. Es muy buena estratega, desarrolla buenas tácticas para resolver conflictos. Percibe el mundo de manera muy realista sin romanticismos ni idealismos. Es buena amiga y buena consejera. Atenea actúa siempre con moderación y equilibrio. Tiene una imagen positiva de sí misma, es una mujer exitosa, es una mujer ejecutiva con éxito e incluso puede ser una gran ama de casa que gestiona perfectamente los asuntos domésticos. Puede ser una maestra excelente y también domina los trabajos con las manos, el diseño, la investigación (por su gran enfoque lógico)

Hestia, Diosa del Hogar; Es una mujer que disfruta de la vida cotidiana, concibe su hogar como un templo sagrado, es muy intuitiva. Aunque de apariencia puede ser sumisa; en realidad mantiene su autonomía interna con un bajo perfil. Hestia, desarrolla su mirada interior a través de la meditación y trabaja en el desapego emocional. Disfruta al máximo sus momentos de soledad. Representa a la tía soltera, a la ermitaña, a la monja o las místicas.

diosa 1

El arquetipo de las Diosas vulnerables, expresa relaciones de dependencia. Son calificadas como vulnerables por haber sido raptadas, violentadas y dominadas por los Dioses masculinos; sufriendo por los conflictos de relaciones afectivas significativas y hasta negativas, muestran síntomas de traumas psicológicos. Representan los papeles tradicionales de la esposa, la madre y la hija.

Hera, Diosa del Matrimonio; representa la mujer que anhela casarse, se sentirá incompleta sin una pareja. Una mujer Hera es atraída por un hombre competente y con éxito, no son para ella los bohemios o genios excéntricos. El estado de felicidad de una mujer Hera depende de la devoción que su esposo tenga por ella.

Demeter, Diosa de las Cosechas; anhela ser madre como parte de su plenitud femenina. Este arquetipo motiva a las mujeres a nutrir a los demás, a ser generosa y compartir todo lo que tiene con los demás en funciones que tienen que ver con sus instintos maternales como maestras, psicólogas, consejeras, terapeutas. Pueden ser madres muy absorbentes, refuerzan la dependencia de sus hijos.

Persefone, La Doncella; es una mujer joven, esbelta y bella, asociada a la fertilidad, este arquetipo predispone a una mujer a no actuar, sino a dejarse actuar en función de los demás, a ser complaciente en la acción, pero pasiva en su actitud. Es indecisa. Suele evitar el enfado para no caer en el enfrentamiento. Sabe escuchar lo que otras personas tienen que decir sin juzgarlas.

diosa2

El arquetipo de las Diosas Transformadoras resume el poder femenino, la resiliencia y el empoderamiento femenino.
Afrodita, Diosa del amor y de la belleza; motiva a las mujeres a perseguir intensamente las relaciones más que la permanencia, a valorar el proceso creativo y a estar abiertas a cambiar. Se enamora con frecuencia y facilidad. A través de ella fluye la atracción, la unión, la fertilización y el nacimiento de una nueva vida. En su matrimonio fomenta la sexualidad y la pasión.

diosass

Además de esta clasificación de Diosas que encierra la esencia y complejidad de las múltiples facetas del funcionamiento femenino; también podemos encontrar otras Diosas con las que te puedes identificar.

Diosas independientes: Artemisa o Diana, Atenea o Minerva y Vesta. Aman su libertad personal, sus propias decisiones y no se dejan influir por los otros. Son las artistas, las innovadoras; funcionan por sí mismas.
Diosas vulnerables y emocionales: Hera, Démeter, Perséfone. Son dependientes; sus sentimientos y su acción está muy influida por sus cercanos. Muy emotivas, corresponden a las esposas, madres, hijas.
Diosas de gran fortaleza personal: Isis, Pachamama, Freya, Coatlicue. Son diosas creadoras, muy fuertes y de gran capacidad de realización y contención. Ejercen una influencia en la comunidad.
Diosas de sanación: Birgit, Yemanyá, Oshun. Son muy inspiradoras relacionadas con el agua y el fuego,  conectadas con emociones más sutiles. Ayudan en el contacto con el amor y las energías más invisibles.
Diosas oscuras: Inana, Pelé, Lilith, Sekhmet. Son nuestra sombra, la parte de cada una que nos cuesta ver y asumir. Representan la ira, el resentimiento y el caos.
Diosas de la compasión: Tara y Kuan Yin. Generosas, meditativas, sanadoras nos enseñan la misericordia y la bondad. Son de origen oriental e irradian luminosidad y paz con su sola presencia y más aún, con su invocación.
Diosa de la buena suerte: Lakshmi. Representa la deidad de la fortuna personal, de la dicha en el plano espiritual y en la tierra. Cuando aparece los jardines florecen y todo tiende a mejorar.

Charmed

Las etapas o fases evolutivas de la mujer también son representadas en el Tarot con arquetipos que simbolizan las energías femeninas; se describe a la doncella, la madre y la anciana.
La Sacerdotisa, es la mujer que conduce al hombre a su realización personal. Joven inspiradora, intuitiva; aun no es consciente de todo su poder femenino; pero representa la etapa de la fertilidad. Sus valores son la cooperación y la solidaridad; es autónoma y autosuficiente
La Emperatriz, este arcano se vincula con la fertilidad, la naturaleza, es la mujer creadora, la madre, consciente de su poder femenino y en contacto con dar vida, puede ser a hijos o a proyectos personales. Es una mujer empática, contenedora, receptiva a las energías amorosas. También alude al bienestar, buenas relaciones de pareja, estabilidad y reconocimiento.
La Fuerza, a mí me gusta mucho esta energía porque la asocio con el control de nuestro ego. Es nuestra capacidad de conseguir todo lo que nos proponemos. Es una mujer en actitud de dominio armonioso de un león, es la energía femenina vinculada a la ternura y suavidad. Es el éxito ante la adversidad.
La Justicia, representa a la autoridad y el equilibrio. Se le asocia con la capacidad de ver la realidad, a tomar decisiones pendientes y hacernos cargo de principio a fin de nuestras responsabilidades.
La Muerte, aunque esta es una de las cartas que más asusta en las figuras del Tarot; en realidad no tiene que ver con una muerte física, sino con asumir y conducir nuestro propio camino. Es nuestro sendero de transformación a una nueva vida, dejando atrás viejos patrones de pensamiento que ya no vibran con nosotros.
La Templanza, es el resultado de los cambios que realizamos en nuestras vidas, alude a la armonía entre lo interno y lo externo.
La Estrella, este arcano nos habla de nuestra conexión con lo divino, de nuestro crecimiento espiritual y la sanación de nuestros procesos.
La Luna, es la energía femenina por excelencia; podríamos identificarla con la mujer anciana, sabia, intuitiva, capaz de analizar los tiempos y circunstancias. Es la conexión integral con las emociones, los recuerdos del pasado, la relación filial; es capaz de integrar todos los aspectos y etapas femeninas.

diosillas

Todas las mujeres tenemos personalidades distintas algunas somos más enfocadas en el trabajo, otras más románticas, otras prácticas, analíticas, líderes, planificadas, espontáneas, sumisas, apasionadas, maternales, etc. Todas tenemos un poco de cada Diosa, la característica se activará y potenciará dependiendo de la etapa de nuestra vida, la sociedad, el contexto y nuestras circunstancias personales. Entender cuál es la naturaleza psicológica y emocional de los arquetipos femeninos, nos ayudará a aceptarnos, a sentirnos en paz y por supuesto a entender qué actitudes debemos incorporar a nuestra vida para superar los desafíos actuales. Es fundamental reconocer nuestros aspectos sagrados y nuestras dificultades para poder cambiar los patrones que nos hacen daño.

Fuentes Consultadas:
– Centro de Psicoterapia y Crecimiento Personal (España)
– Los Rostros de la Diosa, Sandra Román, Kier
– Las Diosas de cada Mujer. Jean Shinoda Bolen.
Imágenes tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)