Punto de Partida

Creo firmemente en el agradecimiento a los antepasados, como punto de partida al agradecimiento de nuestra propia vida. Hoy estamos aquí gracias a nuestros padres. Nuestra madre tomo la decisión valiente de regalarnos la vida, de cuidarnos y amarnos. Al margen de las circunstancias y los caminos que hayamos tenido que recorrer, gracias a ellos hemos llegado hasta aquí.

Algunas personas reniegan de sus padres porque por alguna razón les han lastimado, pero en realidad debemos dejar de lado los resentimientos y sentir profundo agradecimiento por quienes hicieron posible nuestra vida. Los padres no son perfectos, y aunque algunos padres son objetivamente problemáticos, y al marfen de cuán difícil sea su carácter, debemos albergar buenos sentimientos en nuestro corazón.

Respetar a los padres significa agradecerles la vida, sin cuestionar y sin juzgar sus decisiones. No significa aceptar sus fracasos o excusar sus errores; significa que si necesitan nuestra ayuda, deberemos estar ahí.  El respeto a los padres es la base para el auto-respeto.

Algunas personas dicen que aman a sus padres, pero sus acciones dicen lo contratrio porque no les asisten, ni visitan ni muestran cariño por ellos. Hoy es momento de tomar acción y revalorar a tus padres, ayudarles y retribuir el regalo de la vida. Si tienes alguna diferencia con ellos, déjala ir, reconcíliate con ellos y contigo.

Construye con detalles una relación desde el amor, aunque creas que tus padres ya lo saben; es necesario que les dejes saber cuánto les quieres; no sientas vergüenza, vence esa barrera y atrévete a manifestar tu cariño con un “Te amo”, muchas veces somos capaces de expresar nuestro amor a otras personas y somos mezquin@s con nuestros padres.

Llámales, dedícales parte de tu tiempo, comparte tus experiencias y réstales preocupaciones. Siente admiración por ellos, identifica sus virtudes y reconoce lo extraordinarios que son; piensa que con ellos debes compórtate mejor que con nadie, respétalos, ten detalles de amor. Muéstrales gratitud y disfrútales sin exigencias, juicios, ni reproches. Piensa que tus padres son el punto de partida de tu vida, son tu inspiración; si los tienes cerca aprovecha el tiempo con ellos y si no, canaliza todo tu amor a través de tus meditaciones y oraciones.

Ilustraciones Sonia Koch
Dulcinea
Sígueme