Renacer para Evolucionar

30 agosto, 20190
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/puente.jpg

Hoy Facebook me recordó que era cumpleaños de una amiga y escribiéndole un mensaje, empecé a pensar sobre un tema que me ha dado vueltas durante varias semanas, que es el renacer. Porque no solo en el cumpleaños celebramos el nacimiento, sino que después de dar la vuelta completa al sol, también festejamos nuestro renacimiento hacia una nueva etapa.

Tal vez te sucede que muchas veces te sientes cansad@ porque vives muy a prisa, sin tiempo para nada, las rutinas se adueñan de tu tiempo. Del lunes al domingo todo transcurre en un abrir y cerrar de ojos. Además de los agobios y problemas a los que te enfrentas resultan extenuantes.

Cuando la ansiedad te gobierna, las emociones se tornan negativas y pesimistas, te sientes víctima del destino y te invade un sentimiento de soledad que te cala los huesos; pero en realidad esa sombra es solo producto de tu imaginación, una polarización de la emoción; porque si lo piensas, necesitas de espacios de soledad para analizar la situación, para evaluar las posibles soluciones y para integrar el aprendizaje. Si lo piensas, solo TÚ puedes resolver tus problemas.

Tienes la capacidad de enfrentar todo aquello que está en tu vida, confía en tu poder personal para hallar la solución, para pedir ayuda a las personas correctas y para tocar las puertas necesarias con tus propias manos. Inspírate en el ave fénix, porque también tienes la capacidad de morir y renacer las veces necesarias para para que tu espíritu brote renovado con todos los dones que vas activando.

No temas morir infinitas veces para re-iniciarte porque la muerte no existe. Nada muere, solo se transforma. Cuando entendemos esto, la muerte se convierte en un acto de fe. Cultiva la certeza de que tan solo hay que cerrar los ojos y entregarse con amor a la vida.

Como dicen los budistas, el sufrimiento proviene de la resistencia y los miedos de la ansiedad de controlarlo todo. Fluye, permite que las cosas ocurran sin aferrarte a nada. Confía en la sabiduría del tiempo y que el tiempo pone cada cosa en su lugar.

Preocúpate por ser una persona compasiva contigo y con los demás, comprende, escucha y espera con paciencia porque todo estará mejor. Toma acción para que las cosas ocurran, y que cada acción tuya este comandada por el amor y no desde el miedo. Comprométete con tu proceso, aunque algunas veces no lo comprendas, sigue adelante con la convicción de que estas caminando hacia el lugar en donde quieres estar.

Reinvéntate con cada experiencia. Integra tus aprendizajes como parte de tu evolución y renace cada día.

Ilustraciones tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)