Reparando Corazones Rotos

21 abril, 20160
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/corazon-roto-1.jpg

Alguna vez, todos hemos sufrido por amor. No te sientas tan mal, todos hemos pasado por ello y hemos logrado superarlo. Ánimo que es un proceso. Ya sé que muchos te lo han dicho, pero entonces empieza a creerlo, porque es cierto!!. También es verdad que el tiempo y su sabiduría lo curan todo, así que resiste, sé paciente y ten coraje para trascender a ese dolor que sientes muy dentro.  Te aseguro que poco a poco, toda esa pena que por momentos se convierte en rabia y que te controla, que te hace llorar, que hace que te abandones; pasará y te sentirás mejor.

Toma las riendas, solo tú puedes hacerlo. Porque aunque busques compañía porque no quieres pasar tiempo a solas para no pensar; al final del día otra vez estas sol@ contigo, escuchando tu voz interior. Viviendo tu dolor sin medicinas. resiliente y confía en que todo pasará.

La nostalgia y las lágrimas son inevitables cuando se tienen heridas de amor, pero solo depende de ti que esas heridas no se conviertan en cicatrices que te recuerden el desamor. Solo tú tienes el poder de levantarte, de sobreponerte a la pena y el dolor, de tomar acción para empezar a escribir un nuevo capítulo en tu vida, dejando ir todo lo que te lastima y que ya no vibra contigo. Solo tu decides el tiempo que durará tu sufrimiento.

Muchas veces cuando nos sentimos vulnerables, nos aferramos a ilusiones que nosotros mismo construimos; es un mecanismo para mitigar nuestro dolor, vienen a nuestra mente frases como “seguro en un tiempo volveremos”, “cuando caiga en cuenta que me extraña, regresará”. Nos autoengañamos pensando que la otra persona cambiará según nuestros deseos o pensamos que sufrir por amor es un acto romántico. Buscamos consejos que queremos oír porque si nos topamos con alguno que difiera de lo que queremos escuchar, simplemente no lo atenderemos.

corazon roto 2

Pero lo más importante en estos momentos de desilusión es que no pierdas la capacidad para discernir, de darte cuenta que tú tienes el control de tus emociones, de tu ego, de tus pensamientos, de tus reacciones. Que tú eres tu mejor guía espiritual y que tu bienestar solo depende de ti. No tiene que ver que alguien regrese a tu vida. Tienes que aprender a respetar tus límites emocionales, a decir que no a lo que no te hace bien, incluso si eres tú quien te lastima. Las penas de amor no son las que te hacen daño; es la perspectiva fatalista de verte como una víctima.

Para salir de esa cueva oscura a la que te arrastra el dolor, debes tomar la decisión de acabar con el drama. Darte cuenta que te mereces más que eso. Que todo depende de ti, debes tomar el control sobre lo que te influye, identificar tus dudas, miedos, culpas, rabia y eliminarlas porque no te hacen bien. Elimina todos los pensamientos negativos, los planes de revanchistas. Trabaja en la aceptación, vive tus procesos y respeta tus tiempos, sana tu corazón con amor hacia ti. Recupera tu vida, tus rutinas, tu individualidad. Piensa que es un regalo pasar tiempo contigo porque es con quien siempre estarás.

No te precipites, todo en el universo tiene un tiempo perfecto. Piensa que el amor es maravilloso, pero para vivirlo a plenitud debes empezar amándote a ti. Así que cierra este capítulo y comienza a escribir uno nuevo. Si algunas veces la pena vuelve a ti, está bien, abraza tu pena y sonríe; es parte de lo que te toca vivir para aprender. Ahora suspira y adelante que muchas cosas buenas vienen para ti. Ponle intención y actitud ¡!!

Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)