Secretos

15 marzo, 20150
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/secreto2-1.jpg

secretoxx

Alguna vez escuché que si quieres que algo sea verdaderamente un secreto, no deberías contárselo jamás a nadie; porque un secreto deja de serlo cuando se lo dices a alguien mas!!!

Un secreto es una información ignorada del conocimiento de los demás; surgen en distintas situaciones, desde una mentira que hay que ocultar, hasta información personal, secretos literarios, secretos de pareja, de amistad, de familia, de estado, políticos, secretos corporativos etc.

secreto 4

“La mejor fuente de información son las personas que han prometido no contárselo a otras”. Marcel Mart
La mayoría de los secretos inicia con un confidente que es desbordado por la información y busca a alguien para compartir la novedad con alguien en quien confía para desfogar o en busca de un consejo, todo comienza con “¿sabes qué?” y termina con “no se lo cuentes a nadie”. El receptor tratará de mantener en reserva la información, pero se lo comentará a una persona de su absoluta confianza. Este segundo receptor, que no tiene vínculos con la fuente principal, lo contará a una media de tres personas, cada una de las cuales lo propagará a otras tantas. Y el secreto ya no será tan secreto!!! Cuando se devela un secreto, lo más probable es que la información se distorsione, nacen entonces los rumores.

Según encuestas realizadas, el tiempo medio que tarda en revelarse un secreto es dos días. Aunque si utilizamos las redes sociales y nuevas tecnologías es de 22 minutos. El principal motivo por el que revelamos un secreto es que somos seres sociales y comunicativos, además del morbo de contar algo que nadie más sabe. Pero debemos tener en cuenta que los secretos tienen como origen a alguien que no quería hacer público el asunto. Debemos actuar con responsabilidad, controlar nuestra impulsividad y pensar en las consecuencias, podríamos lastimar a alguien con la propagación de esa información. Si somos conscientes de que somos incapaces de ser reservados, es mejor decirlo para que no nos compartan el secreto. No olvidemos jamás que cuando nos confían un secreto, es porque quien lo hace tiene plena confianza en nosotros.

Guardar un secreto es una obligación moral, traicionarlo es un acto deshonesto. Pero también debemos pensar que nosotros somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras, por tanto seamos cautos en confiar nuestros secretos y responsables para no develarlos si nos los han confiado.

secreto1

Imágenes tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)