Segunda Oportunidad

20 junio, 20170
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/recuerdos-1.png

Muchas veces he escuchado que las oportunidades se presentan una sola vez en la vida… No estoy segura de ello, porque creo que todo tiene su tiempo perfecto y lo que no es ahora, de seguro es porque no era el momento adecuado o porque no es lo que me toca aprender. Hoy quiero hablar de las segundas oportunidades y tienen que ver con los nuevos comienzos.

Cuando fracasamos, siempre ansiamos una segunda oportunidad. A veces la esperamos, a veces la pedimos. Incluso cuando la recibimos volvemos a fracasar y necesitamos otro intento! Dependiendo de nuestro estado de ánimo, permitimos un nuevo comienzo, en otras ocasiones cerramos la puerta incluso para nosotros mismos. Actuamos desde la soberbia criticando y juzgando. Somos implacables, incapaces de reconocer nuestra imperfección, nuestra posición es de negar el derecho al error y de resarcir el mismo. Creo que todos nos equivocamos y a través de ese cristal, debemos medir todas las situaciones de nuestras vidas.

Es importante ser compasivos en nuestro trato personal y hacia los demás. No ponernos en el papel de jueces implacables porque cuando estemos del otro lado también nos gustaría que se nos otorgue una segunda oportunidad. Dispongámonos a brindar y aceptar otra chance, otra oportunidad para arrojar el dado. Seamos flexibles y dóciles.

Esto puede aplicar a todas las áreas de nuestras vidas, en el trabajo cuando alguien se equivoca, en nuestra relación de pareja cuando algo nos molesta y nos enojamos hasta hacerle sentir mal , en nuestra familia, cuando sobre-reaccionamos ante algunas situaciones. Es importante evaluar nuestras emociones y sentimientos, preguntémonos si vale la pena tanto drama o es mejor perdonar y seguir adelante, dejando claro nuestros límites emocionales y con el compromiso de no volver a caer en aquello que nos perturba.

Las segundas oportunidades nos reglan la oportunidad de crecer, tanto cuando las otorgamos cuando somos a quien se nos otorga. Todos tenemos derecho a equivocarnos y resarcir, a empezar de nuevo con un borrón y cuenta nueva porque es parte de nuestra transformación. Hay experiencias que nos permiten acceder a una nueva comprensión de quienes somos y quedan marcadas como un antes y un después. Es posible que las circunstancias no sean las más cómodas, porque la toma de consciencia de quiénes hemos sido y cómo nos hemos comportado, no siempre es amable.

Para aprovechar al máximo las segundas oportunidades debemos ser consecuentes, identificar los errores para no volver a cometerlos, concentrarnos en los aprendizajes y tomar acción para pasar al siguiente nivel. Es una bendición porque significa una vuelta a la vida, un regresar, un renacimiento, el comienzo de una nueva etapa, porque ya no somos l@s mism@s. Porque nos conocemos mejor, porque estamos más integrad@s, porque las lecciones que hemos vivido nos han enseñado de manera profunda y consistente a comportarnos con soberanía sobre el destino que estamos construyendo. 

Debemos tomar acción y caminar hacia el lugar a donde queremos llegar, no somos infalibles por tanto siempre tendremos el comodín de la segunda oportunidad, el nuevo comienzo que nos regala nuevas perspectivas. Apaga tu mente y conecta con tu corazón, que será el mejor guía para brindar y tomar segundas oportunidades en tu vida.

Ilustraciones tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)