Sin Principio ni Final!!!

12 agosto, 20140
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/abuelos-1.jpg

abuelos

Hace algunos meses, la abuela una amiga muy querida falleció. Viví de cerca su dolor y confieso que no pude encontrar palabras que pudieran reconfortarla. Recordé cuando mi Abu se mudó al cielo, algunos años atrás; de hecho una de las experiencias más tristes que me ha tocado vivir. Soy consciente de que la muerte es parte de la vida, pero el dolor de la separación es inevitable. Hoy entiendo que mi Abu es mi ángel de la guarda que me cuida y acompaña en todo momento.

Nosotros nacimos gracias a nuestros antepasados, siendo nuestros antepasados más directos nuestros padres y ellos nacieron gracias a nuestros abuelos y así una maravillosa cadena que tiene su origen en el pasado. Creo que vivir a plenitud nuestro presente involucra sentir autentica gratitud por esas personas que hicieron posible nuestras vidas. Nuestros abuelos son parte de nuestra historia y de nuestro presente.

Los abuelos atesoran información valiosa de nuestros orígenes; así que si tienes oportunidad, aprovecha y conversa todo lo que puedas con ellos,  siempre dirán cosas que tú no sabes. Tal vez  hayas sentido que los abuelos no entienden los tiempos modernos y los dejamos un poco de lado porque vivimos muy a prisa; pero te aseguro que tienen una sabiduría especial que nosotros debemos aprovechar y valorar.

Si lo piensas, los abuelos son grandes inspiradores de amor, te has fijado que cuando te diriges a ellos tu forma de hablar tono de voz es distinto, tal vez único. Es como tener voz para el abuelo. Además les llamamos de mil maneras: Yayo, Tata, Abu, Abue, Nono, Neno, para los abuelos. Nona, Abue, Güeli, Abu, Nena, Tita, Yaya, Nana, entre otros, para las abuelas. Todos estos, dependiendo de las raíces, el país o la tradición familiar.

Amo a todos los abuelos del mundo, me despiertan los sentimientos más sublimes de ternura y respeto. Los abuelos siempre son nuestros incondicionales, están llenos de amor y complicidad. Si tienes la bendición de tener a tus abuelos cerca, atiéndelos con voluntad, paciencia, amor y respeto; visítalos, dedícales tiempo y bríndales mucho amor; no te pierdas esa gran oportunidad. Y si tu Abu se mudó al cielo, como el mío; recuérdalo todos los días con amor, con una gran sonrisa; te aseguro que te cuida desde donde esté. No sé cuándo inició mi maravillosa relación con mi abuelo, tal vez porque era muy pequeña; ahora sé que es de esas conexiones del alma, sin principio ni final. Te comparto la canción de mi Abu y si te gusta, también puede ser tuya!

Abel Pintos: Sin principio ni final

Imagen tomada de Internet

Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)