https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/cuencos2-1.jpg

Disfruto mucho del silencio, pero también aprecio las virtudes del sonido, de las palabras y de la música. El sonido es parte de nuestras vidas, desde los latidos del corazón, respiración y demás vibraciones que nos conectan con el exterior y con lo divino.