Vibraciones

13 julio, 20142
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/vibracioness-1.png

vibracion
“Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra.”

¿Sabías que en la vida, todo vibra?. Nuestros pensamientos emiten señales todo el tiempo y a su vez, atraen una señal de regreso que encaja de manera perfecta con la que se emitió. Dicho de otra manera, nuestros pensamientos emiten frecuencias vibratorias que sintonizan con el exterior, de esta forma es como “atraemos” las cosas a nuestra vida. A esto se llama “Ley de Atracción”, lo que se parece a sí mismo, se atrae.

Todos nuestros pensamientos son lanzados al universo como ondas vibracionales; por lo tanto si queremos que nos sucedan cosas buenas necesitamos mantenernos en armonía vibracional, alineados con las frecuencias de que aquello que deseamos nos suceda.

Te doy un ejemplo, hace algunos años soñaba con ir a Japón para conocer unos templos y maravillosos paisajes, leía historias budistas, veía películas de “Kuruzawa” y mi deseo se incrementaba, pero el viaje estaba muy lejos de mi alcance, pues en esa época estudiaba en la universidad y mis finanzas andaban bastante restringidas. Pasaban los meses y mi deseo se incrementaba, pero al mismo tiempo, me desanimaba porque no lograba ahorrar lo suficiente para viajar. Cierto día, una amiga me invitó a una clase de “Tai Chi«, antes de empezar con los ejercicios, la maestra habló del poder de la mente, dijo que si pensamos en positivo todo lo bueno llegará y si somos negativos, también atraeremos negatividad, esa es la ley de correspondencia.

Regresé a mi casa con el corazón lleno de felicidad, el mensaje había llegado a mí. A partir de ese momento deseé con el corazón poder conocer Japón, sin preocuparme por el dinero o por cuan largo era el viaje. Dos semanas, después me llegó una invitación divina; una amiga había sido contratada para dirigir unos «talleres de meditación con cuencos de cristal de cuarzo»  en español. Ella necesitaba una asistente y me pidió que la acompañe, así que viajamos por tres semanas a Tokio; mis sueño se hizo realidad . Comprobé entonces, que si logramos una armonía vibracional de nuestros pensamientos con nuestros deseos, la ley de atracción funciona. A partir de ese momento siempre que deseo con el corazón todo llega a su debido tiempo. Ni antes ni después, llega cuando tiene que llegar!!!

cuencis

La armonía vibracional es lograr el equilibrio entre nuestros pensamientos y nuestros deseos. Por ejemplo, si deseas un apartamento, pero al mismo tiempo envidias a las personas que lo tienen; no existe armonía de tu sentimiento con tu deseo. Lo mismo sucede con las relaciones interpersonales; si tienes ganas de tener una relación estable, pero al mismo tiempo sientes inseguridades, no lograrás atraer una relación estable y en paz.

Nuestras frecuencias vibratorias y nuestros deseos armonizaran cuando logremos imaginar que ya tenemos lo que deseamos, que al imaginarlo sintamos la maravilla de gozar lo deseado; agradeciéndolo desde el corazón, aun antes de tener lo que nuestro pensamiento evoca. Nuestras emociones son un maravilloso sistema de guía; son capaces de detectar si estamos vibrando lento o rápido. Es muy fácil. Si te sientes mal, vibras lento. Si te sientes bien, vibras rápido.

Debemos trabajar en sentirnos bien, no permitir que nada nos afecte mucho. Vivamos con nuestro bienestar elegido, influenciando a  nuestro alrededor. Hace algún tiempo conocí a una persona que estaba atravesando por un momento muy difícil en su vida, estaba deprimido porque se acababa de divorciar. Mis conversaciones con él eran extensas y aunque siempre trataba de animarlo, a la siguiente comunicación estaba triste nuevamente, era como avanzar y retroceder. Entonces le hablé de las frecuencias vibratorias y le explique que para estar en sintonía había que alinear nuestras frecuencias, o yo las bajaba y me ponía triste o él las elevaba y superaba su tristeza. Hoy somos mejores amigos y vibramos en perfecta sintonía, con frecuencias muy altas; siempre con actitud positiva.

Nuestras relaciones interpersonales son guiadas por nuestras vibraciones; asi cuando tenemos algún conflicto con otra persona y no hallamos el camino para poder conciliar, es porque vibramos en frecuencias diferentes. Lo óptimo es tratar de armonizar esas frecuencias; pero para eso debemos elegir coordinarlas y alinearlas en conjunto, para vibrar en el mismo plano. Si eso no es posible, lo mejor es seguir con nuestro camino sin rencores, ni cuentas pendientes. Nuestro camino de vida es como el recorrido de un tren en el que podemos disfrutar de los paisajes y paradas; recuerda que en las estaciones suben y bajan personas; siempre son diferentes actores en distintas etapas de nuestras vidas.

frecuencia
La vibración de la voz también tiene poderosos efectos de bienestar o perniciosos en quienes la escuchan. Hay personas de gran simpatía personal, pero cuya voz, sin tener un tono desagradable, resulta repelente. Esto depende del resultado del choque de las oscilaciones sonoras. Si aquellas que recibimos son armónicas a las nuestras, sentiremos simpatía y agrado, y viceversa.

Es muy importante es elegir vibrar en armonía, con actitud positiva aún ante las adversidades. Para vibrar en positivo puedes hacer un ejercicio que yo practico hace algunos años; se trata de decirle cosas buenas a los demás; por ejemplo, todos los días hago comentarios positivos por lo menos a cinco personas a través de mis redes sociales. El resultado es mágico, es como repartir vibraciones de alta frecuencia, o como dicen en México, repartir buena onda!!.

 vibracioness

 Ilustraciones tomadas de Internet

 

Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)