Wesak, una invocación de amor

29 abril, 20180
https://larutadedulcinea.com/wp-content/uploads/Luna-buda-2-1.jpg

Practico Budismo Zen desde los 12 años; no como religión, sino como filosofía de vida. Con el paso de los años he celebrado esa temprana decisión y a cada paso que doy me doy cuenta que soy un ser imperfecto y que ahí radica mi perfección. Pero este post no hablará acerca del budismo, sino de la luna llena de Wesak que celebraremos el lunes 30 de abril 2018. Es importante señalar que durante todo el mes de mayo en muchas partes del mundo, se celebra la paz y compasión.

Wesak o Vesak es una meseta que se encuentra en el Himalaya, y se dice que allí, en la Luna llena de Tauro, anualmente Buda y Cristo se reúnen para decidir las diferentes oportunidades que se les darán a la humanidad.  
También es una oportunidad para  hacer descender la energía necesaria sobre la tierra, que dará el impulso y la fuerza para que todos los hombres de buena voluntad, sigan adelante. 

Wesak es el festival budista más importante porque celebra el nacimiento y muerte de Buddha; aprovecho para aclarar que Buddha no es un Dios, es un estado de iluminación,  que no es más que dominar el ego, alejarse del juicio y la crítica, y vivir con sabiduría, amor y compasión; trascendiendo el deseo y sufrimiento. Dice la leyenda, Buddha regresa cada año en el festival de Wesak para transmitir una energía espiritual renovada a la humanidad y la tierra.

Iniciando el mes de mayo,  empieza el Plenilunio de Tauro; se produce un alineamiento planetario, abriendo un canal por donde fluyen energías y grandes fuerzas espirituales se unen para prestar servicio. Los budistas festejan las enseñanzas del Buddha, sus revelaciones sobre la naturaleza de la muerte, karma y renacimiento, sufrimiento y deseo. Wesak se celebra con gran alegría y colores vivos, los hogares se limpian y se adornan. En diversas partes del mundo han establecido sus propias tradiciones nacionales para festejar el evento, en Sri Lanka y Birmania se encienden velas, en el Tíbet lo que encienden son lámparas de mantequilla, haciendo hincapié en que debe ser un determinado número de lámparas (108 o 1008). En China, los elementos tradicionales de su cultura, como dragones que bailan, se incorporan en celebraciones. En Indonesia, las linternas de Wesak se hacen del papel y de la madera y se remontan al cielo en la noche. En algunos países se liberan pájaros enjaulados, que simboliza el deseo de que todos los seres sean felices. Los budistas en algunas partes del mundo hacen guirnaldas de papel que se utilizan como decoraciones o se lanzan para que floten en la corriente de los ríos; también festejan con el  “El baño del Buddha”, se vierte agua sobre los hombros de las estatuas del Buddha como un recordatorio de la necesidad de purificar el corazón y la mente.

Los alimentos son vegetarianos, gran parte de los budistas evitan de comer la carne, para no causar sufrimiento. El dar a otros es una parte importante de tradición budista, se intercambian  regalos sencillos pero significativos. Los devotos suelen visitar orfanatos, hogares de ancianos y demás organizaciones caritativas a llevar donaciones y distribuir regalos; se organizan donaciones colectivas de sangre a los hospitales. En muchos países budistas la gente canta y recita versos en honor del Buda, en ocasiones durante horas e, incluso, todo el día y toda la noche. Se organizan conferencias y discusiones, y además se celebra meditando.

En esta luna llena de Wesak, Budistas de alrededor de todo el mundo estarán meditando enviando energía positiva para todo el planeta. Pero no importa en donde estemos, ni quiénes somos, ni a qué religión pertenezcamos, cada uno de nosotros puede funcionar como un silencioso distribuidor de energía; meditemos, oremos y canalicemos nuestros deseos al bien común, mucha paz y amor para el mundo.  Te invito a que dediques unos minutos este lunes 30 de abril para meditar, orar y desear con todo corazón que nuestro mundo sea cada día mejor. Este trabajo liberará una oleada de luz, inspiración y revelación espiritual de tal magnitud, que producirá marcados cambios en la conciencia humana y mejorará las condiciones de este mundo.

Ilustraciones tomadas de Internet
Sígueme
Últimas entradas de Dulcinea (ver todo)